Bibiana Fernández posando en la presentación de 'Masterchef Celebrity'

Bibiana Fernández admite que su marido vive con otra mujer

Bibiana Fernández ha reconocido un secreto que pocos conocen de su ajetreada vida

Bibiana Fernández es de aquellos personajes del corazón que sin estar siempre en primera línea de la actualidad, se mantiene impasible en segunda, sin decaer nunca. 

Bibiana es colaboradora habitual de El Programa de Ana Rosa. Allí da su opinión sobre los temas de actualidad, casi siempre sin generar ella ningún titular. También es famosa por ser una gran amiga de sus amigos, entre los que se cuentan Mario Vaquerizo, Alaska, Rossy de Palma o Loles Leon.

Y es que Bibiana, nacida en Tánger en el año 1954, es historia viva de la televisión, del cine y de la cultura popular de este país.

Además de tener en su currículum una veintena de películas, una decena de obras de teatro y otras decenas de apariciones televisivas, fue pionera en España en el cambio de sexo.

Imagen de Bibiana Fernández en el plató de 'El Programa de Ana Rosa'
Bibiana es colaboradora televisiva | Telecinco

Bibiana nunca tiene reparos en hablar con sinceridad sobre su vida privada. Lo que pocas personas saben es que a día de hoy sigue casada con su marido, a pesar de que hace años que viven separados.

Bibiana Fernández sigue casada con Asdrúbal

La prensa del corazón siempre ha seguido la vida de Bibiana Fernández. En el año 2000, era uno de los personajes más buscados por su relación con el modelo cubano Asdrúbal Ametller, con quien se casó con la llegada del nuevo milenio. El chico era 23 años más joven que Bibiana

Tres años más tarde, se separaban por incompatibilidad de caracteres.

▶️ La lista de lujos que Luis Medina y su socio han adquirido tras su escándalo con las mascarillas

Se les acabó el amor, según dijeron los dos, en una ruptura bastante civilizada y de común acuerdo. No había terceras personas, simplemente decidieron empezar una nueva vida cada uno por su lado. 

Otras fuentes, no obstante, apuntan a que Bibiana se cansó de las mentiras y las infidelidades de su joven marido. Sea como sea, pusieron tierra de por medio y se separaron.

Foto de Bibiana Fernández junto a su marido, Asdrúbal
Bibiana Fernández y Asdrúbal, una de las parejas más perseguidas hace veinte años | Europa Press

No obstante, y según se ha sabido años más tarde, ninguno de los dos formalizó aquella ruptura. Así lo contaba hace unos meses Bibiana, en televisión. "Yo sigo casada con Asdrúbal, pero estoy separada hace 20 años".

La sorpresa de sus compañeros fue mayúscula. "No es mi marido, pero a efectos legales sí lo es. Él ahora tiene su pareja, sus hijos y tiene su vida. Y yo la mía".

El marido de Bibiana tiene otra mujer e hijos

Bibiana Fernández no ve ningún problema en no haber firmado los papeles legales del divorcio. "Él estaba fuera y nunca nos lo planteamos porque nunca hubo necesidad", ha explicado. 

"Si él en un momento dado se quiere casar o yo me quisiera casar con alguien (que no creo) pues igual lo haríamos, pero vamos, que es por dejadez", decía Bibiana.

Asdrúbal ha tenido algunos episodios complicados recientemente según publicaban varios medios españoles. Supuestamente detenido por dos delitos en Miami, se informaba de que el cubano no podía salir de Estados Unidos y que podía acabar en prisión.

Él lo desmintió asegurando que fueron causas menores y que podrían acabar en casi nada.

Asdrúbal aseguró que "soy una persona muy tranquila. Trabajo y trabajo, me dedico a la decoración, la restauración con dos hijos pequeños". Rememorando otros tiempos, el marido de Bibiana asegura que "me encantaba la fiesta pero ya uno tiene una edad e hice un cambio radical en mi vida".

Por su parte, la colaboradora del programa de Ana Rosa vive rodeada de buenas amistades y de personas que la ayudan en los momentos complicados. Por ejemplo, Mario Vaquerizo y Alaska, que le compraron el chalet que tenía en Boadilla del Monte y que estuvo a punto de perder a causa de las deudas.

La pareja se lo compró, Bibiana liquidó sus deudas con Hacienda y puede seguir disfrutando de su antigua casa siempre que quiere.