Adela González

Adela González explota por la humillación e impone sus normas en 'Sálvame'

Adela González ha dado su opinión sobre el tema del momento

Adela González, la nueva presentadora de Sálvame, sabía perfectamente a qué se enfrentaba antes firmar su contrato con el programa. Está encantada con sus nuevos compañeros, aunque en ocasiones debe opinar sobre temas que le dejan sin palabras.

Su impecable trayectoria profesional se ha desarrollado en el mundo de los informativos, así que la crónica social le queda bastante lejos.

Adela González disfruta de un talento envidiable, por eso no tiene problemas en dar paso a noticias que quizá no termine de comprender. Lo que sí tiene claro es que ella no aceptaría determinados atrevimientos, como por ejemplo lo que ha tenido que pasar Rocío Flores.

La hija de Antonio David está en boca de todos porque hay una mujer llamada Laura que asegura que ha estado con su novio Manuel.

Adela González
Adela González se ha ganado el respeto del público de Telecinco | Redes Sociales

Adela considera inadmisible el supuesto comportamiento de Manuel, quien le mandaba fotografías a Laura estando con Rocío Flores.

Según publica la revista Lecturas, han mantenido relaciones íntimas en el domicilio que paga y habita la colaboradora de El programa de Ana Rosa. González ha sido contundente y ha dado su opinión sobre todo lo que está sucediendo.

Adela tiene claro que ella no toleraría una actitud similar a la de Manuel Bedmar y ha impuesto sus normas: exige respeto. “Yo no lo perdonaría, sobre todo por la parte de la humillación”, declara la periodista en un tono bastante contundente.

Su reflexión ha sido aplaudida por el gran público, pues poco a poco se va ganando el cariño de todos los espectadores.

Adela González reflexiona sobre su situación en Sálvame

Adela ha dejado claro que no consentiría una humillación como la que ha sufrido Rocío Flores y ha sido más contundente que nunca.

La periodista ha expuesto sus normas mientras daba su opinión sobre la presunta deslealtad a la que debe de enfrentarse la hija de Antonio David. Es un tema bastante controvertido, pero González ha conseguido salir airosa del mismo.

Rocío Flores y Manuel Bedmar
Adela González se ha puesto en la piel de Rocío Flores | Instagram: manuelbedmar14

La presentadora concedió una entrevista en Viernes Deluxe antes de incorporarse al equipo de Jorge Javier Vázquez. Era un rostro desconocido para muchos espectadores, a pesar de que ha trabajado al lado de grandes profesionales, como Carlos Sobera.

La experta en comunicación confiaba en su talento y sabía que iba a cumplir las expectativas que Telecinco había generado.

“Mi incorporación a Sálvame es ante todo un reto al que me asomo con el vértigo de formar parte del equipo líder de las tardes. Mi pasión es la comunicación, contar historias y siempre lo he hecho con un estilo propio, natural y cercano”.

La presentadora ha cumplido estas palabras y ha conseguido que mucha gente vuelva a confiar en el programa de Jorge Javier.

Adela González se queda sin palabras

Adela ha descubierto lo que pasaba realmente en la relación de Rocío Flores y Manuel Bedmar, una pareja joven que no debería tener problemas. La periodista, muy discreta con su vida privada, ha hecho una excepción para explicar cuáles son sus normas.

Ella no soportaría humillaciones como las que ha sufrido la colaboradora de El programa de Ana Rosa.

González ha dado paso a una serie de vídeos que no han dejado indiferente a nadie, pues demuestran que Manuel no se ha portado bien. El equipo de investigación de Sálvame ha emitido unos mensajes de audios que Bedmar le mandaba a su presunta amante. Supuestamente aprovechaba cuando Rocío estaba en Madrid para tener encuentros íntimos con ella.

Jorge Javier, uno de los grandes rivales de la hija de Antonio David, se ha dado cuenta de que la situación era bastante grave.

Por ese motivo le ha tendido su mano y le ha aconsejado que rompa con Manuel lo antes posible.

Después le ha pedido el teléfono a sus compañeros para llamar a la joven y descubrir cómo se encontraba, pero no lo ha conseguido.