Sonsoles Ónega seria

El novio de Sonsoles Ónega se entera que lo puede perder todo

Sonsoles Ónega, impotente ante lo que se está viendo en el espacio televisivo que ella presenta

Sonsoles Ónega se está perdiendo la batalla mediática de su vida. La presentadora se ha convertido en uno de los iconos de Telecinco gracias a su desparpajo, simpatía y profesionalidad al frente de las cámaras.

Como conductora de Ya es mediodía y Ya son las ocho, Sonsoles ha logrado mantener unas audiencias más que aceptables en sus programas. Combina actualidad y crónica social en sus contenidos y logra meterse en los temas de lleno, pero sin que polémica o críticas le salpiquen.

Esta semana, Sonsoles Ónega sorprendía a todo el mundo con su ausencia en los programas. Rápidamente se daba una explicación: Sonsoles había dado positivo por COVID-19, por lo que se ha tenido que ausentar unos días de su puesto de trabajo.

Verónica Dulanto, periodista del programa, ha sido quien se ha puesto al frente de los programas, justo la semana en que ha estallado el huracán primaveral de Telecinco. Estamos hablando de la polémica alrededor a la llamada que supuestamente ha recibido Marta Riesco.

▶️ Rocío Carrasco abandona Telecinco tras arremeter contra Marta Riesco

En esta llamada por parte de Luis Pliego, director de Lecturas, habría recibido una oferta por parte de Rocío Carrasco, para cantar en el homenaje a 'la más grande'.

Sonsoles está viendo como lo que aparentemente es un tema de actualidad más, podría acabar con su programa.

Sonsoles Ónega y el peligro que corre su programa televisivo

Sonsoles Ónega sigue muy de cerca todo lo relativo a este caso. Y más después de que las posiciones se han recrudecido en las últimas horas. La Fábrica de la Tele ha cerrado filas con la versión de Rociíto. 

Montaje de fotos de Verónica Dulanto y Sonsoles Ónega
Sonsoles Ónega no puede presentar el programa y la sustituye Verónica Dulanto | España Diario

Según ellos, nunca hubo llamada a Riesco y las cámaras de seguridad del restaurante donde estaban Pliego y la madre de David Flores, lo atestiguan.

En el otro extremo se sitúan los programas de Unicorn Content, la productora de Ana Rosa Quintana en la que trabajan Sonsoles Ónega y Marta Riesco. En estos espacios ponen en duda la versión de Rociíto y dan más credibilidad y cobertura al entorno de Antonio David.

Sonsoles, a pesar de tener una relación cordial con Rociíto, ve como sus programas se alinean más con Riesco. Y es que Sonsoles ha contratado a Ro Flores y a Gloria Camila Ortega como colaboradoras. Eso ya da pistas de que los mensajes que allí se lanzan son más favorables al clan Flores.

Ayer, en Ya son las ocho se produjo una situación que indignó mucho a la audiencia, hasta el punto de pedir su cierre inmediato.

En Sálvame pusieron toda la carne en el asador para demostrar que Marta Riesco mentía y que jamás había hablado con la mujer de Fidel Albiac. Recreación de lo que pasó en el restaurante, emisión de las imágenes de las cámaras de seguridad y Rociíto en directo desmintiéndolo todo, punto por punto.

Piden el despido de Sonsoles por lo visto en Ya son las ocho

Ya son las ocho empezaba su directo, justo después de Sálvame cuestionando que estas imágenes fueran concluyentes y dando por buena la versión de Marta Riesco.

Montaje de fotos de primer plano de Rocío Carrasco y Marta Riesco con rostros serios
Sonsoles Ónega, en medio de la polémica más dura de la primavera | España Diario

Los colaboradores cerraban filas con Marta, asegurando que habría que escucharla a ella para llegar a una conclusión acertada. "Rocío tiene su versión y Marta tiene otra. Es la gente la que tiene que decidir a quién se cree y quién miente", ha espetado Miguel Ángel Nicolás, uno de los hombres de confianza de Sonsoles Ónega.

La que sustituye a Sonsoles, Verónica Dulante, calificaba las imágenes aportadas por Sálvame de "dudosas" y que tampoco queda claro si Pliego habla con Marta delante de Rociíto o no.

Ante todo esto, la audiencia empezó a estallar indignada y empezó a correr la petición de un apagón del programa de Sonsoles. "Apagón", "Vomitivo", "Es de locos", fueron algunas de las palabras de unos indignados espectadores ante la actitud de Ya son las ocho.

Incluso se ha llegado a calificar de "maltratadores" y de "contribuir a la violencia de género" al espacio.

Sonsoles Ónega tendrá que realizar un buen lavado de imagen a su vuelta, para recuperar el prestigio que durante estos meses se ha ganado a pulso.