María Patiño sonriente con la imagen pixelada de un hombre

María Patiño pasa de su marido para irse con un histórico de Telecinco

María Patiño se ha puesto muy nerviosa, con sofocos, en directo

María Patiño disfruta de su trabajo y esto se nota en cada minuto de televisión que protagoniza. Es uno de los rostros más polivalentes de los que tiene ahora mismo Mediaset en nómina.

María presenta Socialité y esporádicamente, Viernes Deluxe. Es también colaboradora en Sálvame, ha presentado el Lemon Tea y participa en programas especiales cuando se la requiere.

En todo lo que hace, le pone pasión, ganas, arrojo e ímpetu. Es de las tertulianas que viene con los deberes hechos, con los personajes estudiados y las preguntas clave preparadas. Por este motivo es un valor seguro en los programas del corazón.

▶️ La violenta amenaza que pone en apuros a Ana María Aldón

María es muy celosa de su vida privada. A pesar de ello, ya todo el mundo sabe que tiene un hijo y que su marido es el venezolano Ricardo Rodríguez. Son muchas las noches de fin de semana en las que Ricardo ve como su mujer no está en casa. 

María tiene que trabajar y no le importa que su profesión impida realizar una vida familiar y de descanso durante el fin de semana. Entre el Deluxe y Socialité, María pasa prácticamente todo el fin de semana trabajando.

Por si esto fuera poco, esta vez, Ricardo ha tenido que ver como María perdía los papeles con uno de los invitados al programa.

María Patiño, nerviosa y sofocada ante el famoso al que ha entrevistado

María Patiño ha sido una de las entrevistadoras de Pocholo Martínez-Bordiú. El aristócrata afincado en Ibiza ha pasado por el programa de Telecinco para hacer un repaso de su vida y para dar cuenta de lo bien que está actualmente.

Pocholo con traje y corbata en la calle
María Patiño encuentra muy atractivo a Pocholo Martínez-Bordiú | GTRES

Pocholo sigue manteniendo el atractivo de siempre y el carisma que lo dio a conocer. Más tranquilo y sereno, sigue viviendo con arrojo y volcado en decenas de proyectos.

Durante la entrevista, ha tratado varios temas. María Patiño le ha ido haciendo preguntas, pero el ambiente se ha caldeado cuando han empezado a hablar de parejas y de amor. 

María no paraba de tocarse el pelo y torcer la cabeza nerviosa, sofocada. Hasta que ha empezado a explicar lo que sentía, mientras imaginaba a Pocholo en una situación íntima. "A mí me daría pánico estar contigo a solas en una situación íntima".

María se imagina una situación íntima entre Pocholo y ella

María desgranaba su argumento. "Por un lado tienes una parte sensible que me atrae, pero por otra parte tengo la sensación de que me vas a arrancar la ropa con la boca".

María Patiño en la presentación de la colección de retratos de Javier Mariscal para 'Sálvame' en 2016
María Patiño, estrella de Viernes Deluxe | Europa Press

Pocholo reía, juguetón con las sensaciones de María. "Puede ser", le respondió. Jorge Javier se añadía a la fiesta detallando lo que le decía la directora del programa por el pinganillo: "¿Y eso te da miedo, hija mía?".

Lydia, que conoce a Pocholo de muchos años, añadió "es súper cariñoso" y Kiko Matamoros rizaba el rizo: "pero bueno, ¿Tú has estado con él en la cama?".

María Patiño se desataba a carcajada limpia, recostada en su silla y mirando entre pícara y divertida a Pocholo. Kiko sacó de dudas a María con su información. "Yo tengo referencias de que es un 'fiera', pero además de más de una que me lo ha contado".

Patiño reforzaba su tesis: "vamos, que te arranca todo".

Toda la conversación se produjo en un clima distendido y con este espíritu libre y divertido que solo Pocholo sabe transmitir a su entorno. El primo de Carmen Martínez Bordiú derrochó simpatía y sinceridad y explico anécdotas poco conocidas de su vida.

Vive y trabaja en Ibiza, la isla de la que no se piensa mover y confía que este año sea el de la reactivación definitiva del turismo en la isla.

Volviendo al tema íntimo, que dejó a María Patiño intrigada y sofocado, Pocholo explicó que antes le daba mucha más importancia, pero que con el paso de los años se ha tranquilizado.