Rocío Carrasco señalando con el dedo

Laura, la amante que acaba de dejar sin aliento a Rocío Carrasco

Rocío Carrasco ya sospechaba que algo no iba bien

Rocío Carrasco ha desaparecido de la primera línea de la actualidad, pero sigue muy pendiente de todo lo que acontece a su alrededor. Especialmente, con sus hijos, de los que va sabiendo por la prensa.

Carrasco lanzó en directo en Telecinco una propuesta que su hija Rocío ha recogido. Propuso que ninguna de las dos siguiera hablando del conflicto familiar que mantienen desde que la joven propinó una paliza a su madre y se fue de la casa familiar.

Ambas lo han mantenido y desde entonces, las informaciones sobre Rocío Flores se centran básicamente en tres cuestiones. Por un lado, sus operaciones estéticas, frecuentes y que la están transformando de un modo espectacular.

Ahora mismo, anda recuperándose de una agresiva lipoescultura que la ha dejado magullada y con mucho dolor.

El segundo frente que tiene abierto Ro Flores es el de la relación real que mantiene con su padre y con la nueva novia de Antonio David, Marta Riesco. Ella asegura que todo está bien, pero lo cierto es que si tiene que posicionarse, lo hace siempre al lado de Olga Moreno.

▶️ Rocío Flores confirma el secreto a voces y le gana la partida a su madre

Y el tercer foco informativo se enciende para iluminar la supuesta crisis de pareja con su novio, Manuel Bedmar. El chico, discreto y poco amante de la popularidad, habría sido supuestamente infiel a Rocío. 

Tras unas semanas de despiste, parecía que la hija de Rocío Carrasco creía a Manuel y no daba credibilidad a las especulaciones sobre el tema. Pues bien, hoy Rocío Carrasco se ha despertado con la portada que confirma que Manuel sí le fue infiel a Rocío.

La infidelidad que Rocío Carrasco no esperaba

Rocío Carrasco se preocupa por el bienestar de su hija. A pesar de las claras desavenencias entre ellas, es su hija y quiere que esté bien. Hoy no debe estarlo demasiado, a juzgar por las palabras de Laura Gutiérrez. 

Es la supuesta amante de Manuel, que ha decidido hablar y explicar que "Manuel le fue infiel a Rocío Flores conmigo en su propia casa".

La joven afirma rotunda que estuvo acostándose con Manuel durante seis meses, hasta el pasado mes de junio, aproximadamente. Además confiesa que las infidelidades se producían en la "misma cama que comparte con Rocío. Yo tenía miedo de que ella encontrara un pelo mío".

Rocío Flores y Manuel Bedmar paseando juntos por Málaga
Rocío Flores y Manuel Bedmar vuelven a estar en crisis | Europa Press

Sin cortarse ni un pelo, Laura afirma tener fotos, vídeos y audios que certifican que lo que está contando es verdad. Se supone que una revista como Lecturas, ha visto todo este material y ante las pruebas irrefutables, ha decidido llevar a su esperada portada el testimonio de Laura.

Laura Gutiérrez afirma sentirse dolida con Manuel, que le pidió que diera una versión completamente distinta a la realidad. El joven le pidió que dijera a la misma Ro Flores "que no habíamos tenido nada", cosa que ella no quiere hacer.

Rocío Flores, ajena a las informaciones, sigue con Manuel

La hija de Rocío Carrasco ya había escuchado las informaciones que desvela ahora Laura Gutiérrez. No obstante, tras unas semanas en las que la relación con su novia se había enfriado, decidió darle una segunda oportunidad.

Han vuelto a dejarse ver juntos y aparentemente, todo ha quedado en el olvido y en el perdón. Ahora, la polémica se reaviva y pueden pasar dos cosas. O Rocío ya era conocedora de esta infidelidad y ha decidido perdonar a su novio, o confirma lo que sospechaba y volverá a haber crisis entre ellos. 

También había testigos que aseguraban que la nueva vida de Rocío en Madrid, con nuevas amistades y proyectos profesionales, la estaba alejando de Manuel, que vive en Málaga, sin sobresaltos y de forma más sencilla. 

Sea como sea, tanto a Rocío Carrasco, como a su hija, esta mañana se les habrá atragantado el café con leche cuando hayan visto la portada de Lecturas. Y es que no ganan para disgustos.