Jesús Mariñas

La realidad tras las informaciones que apuntaban que Jesús Mariñas estaba ya sedado

Giro total en la última hora de salud de Jesús Mariñas

Falsa alarma en la salud de Jesús Mariñas. A pesar de que Informalia, citando a fuentes de toda solvencia aseguraban que el periodista no está evolucionando tan bien como parecía de su último ingreso hospitalario, la realidad es bien distinta.

Según el citado medio, el periodista se encontraba en estos momentos en fase de sedación debido a las complicaciones que había sufrido estas últimas horas. Mariñas está luchando con todas sus fuerzas contra el cáncer de vejiga que se le diagnosticó hace unos meses. 

La realidad, según ha confirmado La Razón apunta en la dirección contraria. Mariñas estaría recuperándose favorablemente, hasta el punto que habría recuperado ya el habla y también el apetito.

La semana pasada tuvo que ingresar de urgencia en el Hospital Ramón y Cajal. Según ha contado el marido de Jesús, Elio Valderrama, la madrugada del jueves empezó a encontrarse mal. 

La indisposición vino acompañada de una falta de apetito y dejó al tertuliano prácticamente sin habla. Esto alarmó a Elio que avisó a la ambulancia para que Mariñas fuera visitado de urgencia.

Según Socialité, el ingreso era consecuencia de los severos efectos secundarios de las pastillas que Mariñas toma en su tratamiento.

Jesús Mariñas
Jesús Mariñas se recupera en el hospital | GTRES

Durante todos estos días ha permanecido ingresado en el hospital y la Revista Diez Minutos informaba de que su evolución era positiva, hecho que se confirma ahora con la última petición de Mariñas a los servicios médicos

Jesús Mariñas y la petición que ha hecho a los médicos

Elio Valderrama ha estado en todo momento muy pendiente de su marido, por lo que es prácticamente seguro que se encuentra junto a él ahora mismo. También se han puesto en alerta amigos y compañeros de profesión de Jesús Mariñas, que están intentando contactar con su entorno más directo, interesándose por su salud.

Parece ser que este lunes, Mariñas ha experimentado una leve mejoría, y que ya recuperado totalmente el habla. Plenamente consciente, Mariñas incluso ha pedido al personal hospitalario unos bombones, lo que ha sorprendido y alegrado a su entorno.

Una de las grandes pasiones del comunicador es el chocolate por lo que es una buena noticia que se sienta ya con fuerzas de disfrutar de este placer gastronómico. 

Mariñas presentaba el año pasado sus libro de memorias, en el que se abría en canal, tanto en lo personal como en lo profesional. El periodista, de 79 años, contaba toda su vida en este libro en el que ocupa un papel especial, Elio. Es su actual pareja y el hombre con el que lleva casado des 2016.

Mariñas, al anunciar que padecía cáncer en octubre, se mostraba fuerte y con ganas de luchar. Asegura que él pertenece a una generación a la que le da miedo la palabra cáncer, però estaba también convencido de que iba a salir adelante.

▶️ Fallece Silvia Gambino, la actriz de Escenas de Matrimonio que interpretaba a Rosita

Durante todo este tiempo, ha seguido trabajando, con artículos en varios medios de comunicación. Sigue manteniendo buenas fuentes en el mundo rosa, tras tantos años como uno de los periodistas de referencia de la crónica social.

El lío con la ambulancia y el traslado al hospital

El último ingreso hospitalario de Jesús Mariñas se ha visto empañado por un percance con el traslado hacia el hospital. Al parecer, cuando llamaron a la ambulancia debido al preocupante estado de Jesús, los técnicos sanitarios optaron por llevarle al centro hospitalario que le tocaba por proximidad.

Jesús se negó en redondo a ir allí y pidió que le trasladaran al Hospital Ramón y Cajal. Allí es donde ha seguido todo su tratamiento contra el cáncer y donde está el equipo médico de confianza de Mariñas.

Montaje con las caras de Jesús Mariñas y su marido
Elio Valderrama, su marido y la persona que le acompaña en estos  difíciles momentos | Trendings

Puesto que la ambulancia no podía desplazarse hasta allí, finalmente, Jesús y Elio optaron por coger un taxi y hacer el trayecto en vehículo hasta el hospital.

En principio, está previsto que entre hoy y mañana, se le pudiera dar de alta al periodista, aunque los médicos quieren ser prudentes al respecto. De momento, que ya pida chocolate es una magnífica señal.