Primer plano de Jose Luis Losa sonriente

Los hijos de José Luis Losa descubren el sueño que su padre no ha podido cumplir

José Luis Losa ha dejado una huella imborrable

José Luis Losa ha fallecido a los 47 años en Munera, un pueblo de Albacete que ha sido testigo de sus mejores momentos.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

Era un cocinero de primera división, de hecho participó en Masterchef y sus compañeros le tenían un enorme respeto profesional. Alba Carrillo, una de sus amigas de Telecinco, ha desvelado en Socialité el sueño que no ha podido cumplir.

José Luis Losa estaba destrozado porque había tenido que despedirse de Inma, madre de sus dos hijos, y no sabía cómo gestionar las emociones. “Trató de salir adelante y pidió ayuda a especialistas”, informan en el programa presentado por María Patiño. La modelo Alba Carrillo ha concedido una pequeña entrevista para confirmar que el cocinero no había superado la muerte de su esposa.

Primer plano de Jose Luis Losa llorando en el plató de ‘Sálvame’
Jose Luis Losa apareció hace unas semanas en Telecinco | Mediaset

José Luis ha dejado huérfanos a sus dos hijos, unos jóvenes que deben sentirse orgullosos de haber tenido un padre tan honesto. Es imposible encontrar a alguien que hable mal de él, por eso Telecinco está de luto y le están rindiendo tantos homenajes. “Él estaba todo el día viendo fotos de Inma, oliendo cosas de ella y no lo llevó bien, pensaba que su vida no tenía sentido”, explica la ex de Feliciano López.

José Luis había ganado mucho dinero gracias a su talento televisivo y quería invertir sus ahorros en un negocio. Lamentablemente, no ha podido cumplir este sueño y Alba Carrillo ha explicado que todo lo que quería hacer era por el bien de su mujer. “Era un tío currante y quería hacer unas cosas de pollos para vivir bien con Inma”, desvela la modelo en Socialité.

▶️ La última foto de Concha Velasco pone el corazón en un puño

Losa les pidió ayuda a sus amigos y, según han contado en Telecinco, se había puesto en manos de profesionales. “Lo último que hablé con él es que le íbamos a ayudar”, cuenta Alba visiblemente afectada. A mí alguna vez me ha mandado fotos de repente y me decía «ay Albita, que no puedo», se merece un gran homenaje”.

José Luis Losa había pedido ayuda

José Luis, según han contado en Socialité, era consciente de que estaba atravesando un momento crítico, por eso pidió ayuda. La familia no se ha pronunciado al respecto y todo hace pensar que pasará un tiempo prudencial hasta que den declaraciones. Mientras tanto, algunos rostros de Telecinco, como por ejemplo María Patiño, están honrando su memoria.

José Luis Losa y su mujer durante la fiesta por el final del programa ' Supervivientes ' en Madrid
José Luis Losa llevaba 30 años junto a Inma | La Noticia Digital

“Yo tenía muy poca relación con él, pero a mí en Supervivientes me encantó. Me mandaba mensajes con recetas y el último mensaje que me mandó fue para darme las gracias por defenderle”, ha declarado la presentadora. Fue la última periodista en entrevistarle y reconoce que estaba abatido, aunque pensó que tarde o temprano superaría el duelo.

Losa estuvo en el plató de Sálvame y coincidió con María, quien ha explicado lo que sintió después de despedirse de él. “Vuelvo a insistir, lo vimos triste, pero yo veía esperanza y pensaba que quería continuar. Yo le mando un beso a los dos niños y se tienen que sentir orgullosos de los papás que tienen”.

José Luis Losa tenía grandes amigos

José Luis puede sentirse satisfecho porque ha conseguido algo prácticamente imposible: que Telecinco se ponga de acuerdo en algo. Varios colaboradores de la cadena, como Iván González, han entrado en Socialité para explicar cómo era el cocinero detrás de las cámaras. “Es una gran persona, era una buena persona de verdad y yo nunca he conocido a una persona tan generosa”.

Losa quería montar un negocio de pollos, una empresa que le permitiera seguir generando ingresos y retirarse en un futuro cercano. Su única ambición era disfrutar al lado de su mujer Inma, con quien llevaba más de treinta años. “Lo veía triste y lo veía solo, pero de ahí a esperarme lo que ha pasado, no”, declara Iván en un tono muy emotivo.