Logo whatsapp
Anna Ferrer Padilla y su novio, Iván Martín abrazados en la calle con gafas de sol

Anna Ferrer habla con su novio Iván tras descubrir lo que está pasando con el dinero

Anna Ferrer vive con Iván Martín en Madrid desde hace unos meses

Anna Ferrer, hija de la humorista Paz Padilla, se ha convertido en una de las influencers mejor pagadas del momento. Ha logrado ser conocida por su talento y no por estar relacionada con una de las artistas más aplaudidas de España. Sus compañeros le tienen un gran respeto y los periodistas del corazón hablan de ella con un gran cariño, pues es una joven bastante educada.

Anna Ferrer lleva unos meses viviendo con su novio Iván Martín, un hombre bastante discreto que sueña con ser actor y brillar en los escenarios. La pareja está atravesando un momento estupendo y disfrutan de mucha complicidad, de ahí los últimos acontecimientos. Anna ha descubierto lo que está pasando con el dinero de su madre Paz y ha tomado una decisión importante.

Montaje de fotos de primer plano de Anna Ferrer Padilla y novio, Iván Martín
Anna Ferrer vive con Iván Martín en un piso situado en Madrid | Trendings

Iván disfruta de una conexión especial con su suegra Paz Padilla, de hecho está siendo uno de sus grandes apoyos después del mediático despido. Recordemos que la gaditana ya no es presentadora de Sálvame y una revista muy conocida anunció esta tragedia en su portada. La comunicadora no está atravesando una buena racha, aunque su vida sigue plagada de lujos.

Anna ha pensado que lo más inteligente es mantenerse al margen de todos los escándalos que han salpicado a Paz. Es posible que le haya pedido a Iván que haga lo mismo si alguien le pregunta, aunque lo cierto es que no sería necesario. Iván es prudente y en ningún momento ha hablado de la trayectoria de su familia política.

Anna Ferrer y los 7.500 euros de la discordia

Anna se marchó de la vivienda de Paz Padilla, situada a las afueras de Madrid, hace unos meses, así que la presentadora tiene más libertad. Ha sido despedida de Telecinco, pero sigue trabajando en una obra de teatro que se ha convertido en el mejor espectáculo del momento. Actualmente está en Barcelona, pues debe representar allí su función varios días a la semana.

Montaje de Anna Ferrer y Paz Padilla serias
Anna Ferrer podría estar preocupada por Paz Padilla | GTRES

Paz recibió una invitación mientras estaba en Barcelona: le llamaron para asistir al bautizo de los nietos del empresario José Luis López. No tuvo más remedio que volar en avión privado hasta Jerez, una experiencia que está valorada en 7.500 euros. Hay quien no entiende el ritmo de vida de la antigua presentadora, pues la revista Lecturas asegura que tiene una deuda de 860.000 euros.

Ferrer es consciente de que hay muchos rumores circulando sobre su madre, por eso ha optado por ser prudente y estar al margen. Paz no ha dado explicaciones y todo hace pensar que va a defenderse en los tribunales, pues la situación cada vez es más grave. Lo más probable es que tenga sus cuentas controladas, pues es una mujer tremendamente responsable.

Anna Ferrer escucha las explicaciones: “Ojalá se vuelva a repetir”

Anna disfruta de muchos privilegios, pues su madre gana bastante dinero gracias a su talento y ha sabido invertir bien el capital. Paz Padilla comentó en una de sus entrevistas que no se sentía cómoda derrochando su fortuna en caprichos, ella quería vivir experiencias. Es justo lo que ha hecho para asistir al bautizo de los nietos de su amigo José Luis.

La antigua presentadora de Telecinco publicó en su Instagram unas fotografías en el avión privado e hizo una serie de preguntas. “¿Creéis que me subiré en el ala? ¿Queréis conocer al capitán? Vaya experiencia única, ojalá se vuelva a repetir algún día”.

Iván Martín sabe que su suegra tiene muchos amigos, así que es probable que haya viajado en avión privado gracias a sus contactos. En cualquier caso, las críticas hacia Padilla por este tema son injustas, pues en ningún momento ha faltado a nadie. Ella está tranquila, lejos de Sálvame y centrada en sus nuevos proyectos.