Victoria Federica en una imagen de 2018 durante la Corrida Goyesca del 2 de mayo

Victoria Federica rompe a llorar tras conocer una inesperada pérdida

La infanta Elena y su hija han perdido a un gran amigo de la familia

La infanta Elena  y su hija Victoria Federica han recibido un durísimo golpe, y es que un gran amigo de la familia, José María Álvarez de Toledo, conde de La Ventosa, fallecía este jueves a los 73 años en su finca. 

Álvarez de Toledo era marido de una íntima amiga de Elena, Rita Allende, y al parecer estaban muy unidos. 

Así, la hija de los reyes no se ha despegado en ningún momento de ella, queriéndole brindarle todo su apoyo en estos momentos tan duros.

La infanta Elena seria
La infanta Elena ha perdido a un gran amigo | GTRES

Es en el tanatorio de San Juan de la Cruz (Segovia) donde se encuentran los restos mortales del conde. Estos serán trasladados a la población de Muñopedro, donde se celebrará la misa funeral.

También Victoria Federica se mostraba muy afectada por esta dolorosa pérdida para su familia. De hecho, compartía en redes sociales un significativo texto de San Agustín de Hipona.

"La muerte no es nada. Yo solo me he ido a la habitación de al lado. Yo soy yo, tú eres tú. Lo que éramos el uno para el otro, lo seguimos siendo", puede leerse en el emocionante escrito. 

Montaje de fotos de la storie de Victoria Federica donde habla de la muerte y un teléfono móvil
Victoria Federica hace público un texto sobre la muerta en sus redes sociales | La Noticia Digital

De esa forma, la joven demuestra lo unida que estaba al conde de La Ventosa. De hecho, y según se ha podido saber, ella y su madre se encontraban en Valladolid, por lo que puede que le acompañasen en sus últimas horas. 

"Dadme el nombre que siempre me habéis dado. Hablad de mí como siempre lo habéis hecho. No uséis un tono diferente. No toméis un aire solemne y triste", proseguía el texto de Hipona. 

"Seguid riendo de lo que nos hacía reír juntos. Rezad, sonreíd, pensad en mí. Que mi nombre sea pronunciado como siempre lo ha sido, sin énfasis de ninguna clase, sin señal de sombra".

▶️ La Infanta Elena está devastada por la muerte de un íntimo amigo

La infanta Elena y Victoria Federica lloran la pérdida de un amigo muy querido

"La vida es lo que siempre ha sido. El hilo no se ha cortado. Te espero. No estoy lejos, justo del otro lado del camino. Ves, todo va bien. Volverás a encontrar mi corazón. Volverás a encontrar mi ternura acentuada. Enjuaga tus lágrimas y no llores si me amas".

Así, Victoria Federica reflexiona sobre la muerte y lo que implica, sobre todo cuando se trata de alguien tan cercano y querido.

Victoria Federica de Marichalar Borbón posando sonriente de perfil
Victoria Federica de Marichalar Borbón es toda una celebridad | Instagram: vicmabor

Lo cierto es que la nieta de los reyes siempre ha manifestado ser muy creyente, y así lo reconocía en su primera entrevista concedida a la revista Elle.

"Soy católica practicante. Cada mañana, cuando me levanto, doy gracias a Dios. El Señor para mí lo es todo y en la iglesia encuentro paz y tranquilidad. Es esencial en mi vida", confesaba.

Esos ideales religiosos son los que le ha inculcado su familia y que también comparte con su círculo de amigos, con los que a menudo acude a oír misa.

La nieta favorita del rey Juan Carlos aseguraba que "quiere mostrarse ante la gente para que la vean tal cual es".

Y es que siente que la imagen que se difunde de ella no es la verdadera, "tengo las mismas inquietudes que cualquier otra chica de mi edad".

Aunque tener visibilidad pública no es algo nuevo para ella, "aunque me haya abierto al mundo ahora, es una situación con la que vivo desde que nací". 

"Todos los valores que poseo son el resultado de lo que me han inculcado en mi casa desde niña. No solo a mí, también a mi hermano, por supuesto. De ahí que una de las cosas que más valore en la vida sea pasar tiempo de calidad con ellos".