Rosi, la limpiadora que mantenía a sus ocho hermanos y ahora está muerta

La paraguaya llegó a España en 2018 y todos los meses enviaba dinero a su país

La víctima del crimen es Leticia, conocida como Rosi, una joven de 29 años

Se llamaba Leticia Magali Sanabria, pero todos la conocían como Rosi. Se había hecho muy conocida en la localidad gallega de O Barco de Valdeorras porque “siempre llevaba una sonrisa en la cara”. Además, con su trabajo de señora de la limpieza mantenía a sus ocho hermanos que vivían en Paraguay.

El pasado jueves encontraron muerta a esta joven de 29 años en el interior de su casa.. La autopsia reveló que había sido asfixiada y tenía golpes por todo el cuerpo. Pero a fecha de hoy no hay ningún detenido y sus allegados se siguen haciendo la misma pregunta: ¿Quién mató a Rosi, y por qué?

Leticia se fue de su tierra natal, Paraguay, en 2018 en busca de una vida mejor. En Galicia encontró un trabajo como mujer de la limpieza, y compartía piso con dos compañeros de trabajo. Con su salario mantenía a sus ocho hermanos, a los que enviaba dinero todos los meses desde España.

Un hermano de la víctima explica en La Voz de Galicia que gracias a Rosi han podido sobrevivir todo este tiempo, “e incluso pude ir a la universidad”. Ahora se preguntan qué será de ellos sin Rosi. El envío de dinero es, precisamente, una de las principales sospechas del entorno familiar de la víctima.

El piso estaba revuelto

El pasado viernes, Rosi no fue a trabajar como era costumbre y una de sus compañeras se preocupó. Después de llamarla varias veces sin que cogiera el teléfono, lo comunicó a la Guardia Civil. La policía se desplazó hacia su casa, en la avenida Conde de Fenosa de la localidad gallega.

Al entrar en el domicilio se encontraron con el cadáver de la joven, que tenía golpes por todo el cuerpo y signos de estrangulamiento. Además, algo llamó la atención de los investigadores, y es que el piso estaba revuelto. Parecía que alguien hubiera entrado a robar, y esa fue precisamente una de las dos hipótesis.

La otra era el crimen machista, pero con el paso de las horas ha ido perdiendo peso. No hay denuncias previas de malos tratos o acoso, y además, según su entorno no tenía pareja. La policía y la familia comparten una misma intuición, y es que a Rosi la asesinaron por un tema económico.

‘Esta persona de confianza la traicionó’

Horas antes del crimen, la víctima se había puesto en contacto con su madre para decirle que alguien de confianza le haría el ingreso económico. “Esta persona de confianza la traicionó y la mató para robarle el dinero”, asegura su hermano. Es la pista más fiable, y sobre la que está trabajando la policía.

La investigación sigue su curso y se encuentra bajo secreto de sumario. Fuentes de la misma han revelado que la puerta no la casa no estaba forzada, y eso corroboraría que la víctima conocía a su asesino. Por eso durante los primeros días, los agentes se han centrado en interrogar el entorno de la joven. 

Una chica muy discreta y reservada

La muerte de Leticia Magali ha causado una gran consternación entre sus allegados, que definen su pérdida como “una desgracia”. Según explican, “era una chica mona, muy discreta y reservada”. Su vida era el trabajo y quedar con su compañera, con la que se pasaba horas hablando.

“Siempre tenían los mismos horarios para tomar café”, asegura la dueña de un bar de la zona, que añade que “no bebía alcohol ni fumaba”. Un amigo suyo explica que “odiaba las drogas y el tabaco, era muy educada, siempre con una sonrisa en la cara y nunca molestaba a nadie”.

“A todos nos duele lo que está pasando, queremos que se haga justicia en nombre de ella”, dice una de sus amigas, también paraguaya. Ella misma revela que la familia se encuentra destrozada y que apenas pueden dormir. El primer paso para hacer justicia es encontrar al que le hizo esto a Rosi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X