‘No la toques’: Un padre graba a su hija de 11 años negándose a ir con su madre

Acabó detenido y condenado por coacciones a pesar de lo que muestra el vídeo

El padre tenía que entregar a la niña a su madre en el régimen de visitas

Lo que parecía una simple disputa entre padres separados ha acabado en una denuncia y el hombre detenido por coacciones. Los hechos sucedieron el pasado 2 de septiembre en Boadilla del Monte (Madrid). El padre grabó a su hija negándose a ir con su madre en una escena de mucha tensión.

Iván y su exmujer llevan años separados y tienen en común una hija de 11 años. La tarde que sucedió todo, el padre tenía que entregar a la menor a su madre, pero en el intercambio se produjeron momentos de tensión. La niña no quería ir con su madre y esta intentaba llevársela a su domicilio contra su voluntad.

La tensión reinante obligó a la Guardia Civil a intervenir, y a raíz de la denuncia de la madre el padre acabó detenido. Iván tiene una orden de alejamiento de su expareja y le han suspendido el régimen de visitas. Sin embargo, en el informe policial hay muchas lagunas que salen a luz gracias al vídeo.

Lo que dice la denuncia

Según la diligencia policial, “el presunto autor, conocedor de que la hija debía estar en casa de la madre a las 19:30 horas, según la sentencia de un juzgado de Móstoles, impide que la madre coja a su hija”. Lo hace “interponiéndose entre las dos con los brazos extendidos y empujando a la víctima con el pecho”.

Por eso lo considera un delito de “coacciones en ámbito familiar y violencia de género”. Pero Iván se defiende: “Me ha denunciado varias veces por violencia de género, y no he sido condenado ni una sola vez”. La denuncia se basa en la versión de la víctima, un parte médico, fotografías y testigos.

Lo que muestra el vídeo

En cambio no tiene en cuenta el vídeo de más de cinco minutos que grabó el padre de la menor. En él se ve a la menor muy nerviosa intentando zafarse de su madre, que la retiene a la fuerza con los brazos. El padre graba la escena al grito de “no toques a mi hija”.

Pero de hecho, Iván no estaba presente en el momento que empezó la discusión. Conocedor de la mala relación que tiene con su ex mujer, pidió a sus padres que hicieran la entrega mientras él esperaba en el coche. Ni él ni los dos abuelos se opusieron a que la niña menor de edad se fuera con su madre.

No obstante, fue la propia niña la que opuso resistencia a marcharse con su madre y ante la creciente tensión el padre decidió intervenir. Lo grabó todo con el teléfono móvil, pero su ex consideró que estaba siendo objeto de coacciones. Fue entonces cuando la Guardia Civil actuó contra el padre.

“¿Me váis a detener?” grita el hombre muy nervioso mientras se acercan los agentes, y estos proceden efectivamente a la detención. Entonces la cámara pierde el foco y solo se escucha al padre gritando desesperado “¿Pero qué hacéis?”.

La decisión de la jueza

En el momento del intercambio estaban presentes la madre, la tía y un tío por vía materna, más los abuelos y el padre de la menor. Quien llama a la Guardia Civil es Petri, la madre de Iván y abuela de la víctima. Lo hizo para proteger a la niña de lo que consideraba una situación insostenible para ella.

La denuncia no recoge lo que se ve en el vídeo, ni el hecho de que Iván no estuviera en el inicio de la pelea, ni que fuera la madre de Iván quien llamara a la policía. El presunto maltratador fue llevado ante el juez al día siguiente de la detención. Declaró en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer en Móstoles.

La jueza dictaminó una orden de alejamiento de su exmujer de 500 metros. También suspendió el régimen de visitas, que ahora corresponde íntegramente a la madre. La decisión descansa según la jueza en su voluntad de proteger a la víctima y en una serie de “sólidos indicios”.

Como tales indicios cita “la declaración de la denunciante y su hermana, que relatan que el investigado junto a sus padres trataban de impedir que la hija en común volviera al domicilio materno”. Según su consideración, “dio instrucciones a la menor para que no entrar en casa y grabó las reacciones de la menor con su madre”.

La madre denuncia que la niña es víctima del síndrome de alienación parental, ya que su padre y sus abuelos la manipulan en contra suya. Sin embargo, la niña escribió una carta a su padre donde se puede leer: “Lo que has hecho no lo hace cualquier por su hija, papá”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X