10 mejores disfraces caseros para Halloween en 2021

10 mejores disfraces caseros para Halloween en 2021

1) Momia

A todos nos gusta dejar volar la imaginación en Halloween y disfrazarnos, pero muchas veces comprar un traje para llevarlo una o dos veces al año no nos hace mucha gracia. Una muy buena opción es hacer nuestros propios disfraces caseros. No es nada complicado, y puedes ahorrarte un montón de dinero.

El disfraz casero más clásico es el de Momia, que además resulta más fácil que nunca de hacer. Podemos usar una tela blanca o una sábana vieja (o, a malas, papel higiénico), cortarla en tiras y amarrarlas sobre ropa de color negro. Si encima le das un toque antiguo a la tela, por ejemplo sumergiéndola en agua sucia, provocarás auténtico terror.

2) Vampiro

Los vampiros también se han convertido en todo un clásico en Halloween, y lo mejor de todo es que no necesitamos gran cosa para convertirnos en uno. Puedes usar perfectamente ropa vieja que tengas por casa, como un pantalón negro y una camisa blanca.

Se le pueden añadir unas tiras de tela con bordado para crear una escarola sobre la camisa, y ya casi lo tendríamos. Solo faltaría un poco de maquillaje, pero es muy fácil. Deja volar la imaginación, y haz que todos se fijen en ti. Añade, si quieres y tienes, una capa oscura.

3) Zombis

Uno de los disfraces que más popularidad han ganado en los últimos años es el de Zombi. Una vez más, la ropa vieja que tenemos por casa puede convertirse en nuestro mejor aliado. Un pantalón roto y una camiseta agujereada sirven. Para las manchas de sangre, con un poco de pintura acrílica tenemos suficiente. Finalmente, alrededor de los ojos añade un poco de maquillaje y ya lo tendrías, ¡un auténtico zombi!

4) Hombre lobo

Puede parecer que el disfraz de hombre lobo es mucho más complicado de hacer en casa que los otros, ¡pero que no cunda el pánico! Solo necesitamos un poco de maquillaje y algo de tela que simule el pelaje en manos. Si queremos ir un paso más allá, podemos hacer cortes en un pantalón (sacrificándolo) y colocar el mismo pelaje en cada una de las salidas. Unos colmillos de plástico pueden convertirse en la guinda del pastel.

5) Bruja

El disfraz de bruja es uno de los más icónicos, y lo cierto es que no es muy complicado de hacer. Necesitamos un vestido y un pantalón de color oscuro, preferiblemente negro, y un sombrero del mismo color, que podemos adornar un poco con lo que tengamos a mano. Si no tenemos vestido negro, otra pieza de color oscuro combinada con una capa negra también sirve.

6) Fantasma

El disfraz que encanta a todo el mundo es el de fantasma. Se trata de todo un clásico de Halloween, y cualquiera sabe que una simple sábana con agujeros ya parece un fantasma. Combinar un pantalón blanco con un poncho del mismo color y maquillaje fantasmagórico es una idea algo más elaborada, pero con muy buenos resultados.

7) Esqueleto

En la noche de Halloween no pueden faltar los disfraces de esqueleto. Lo más importante para conseguir uno es disponer de ropa de color negro, sobre la que podemos dibujar con pintura acrílica la forma de un esqueleto. También puedes recortar tiras de ropa blanca para pegarlas sobre la ropa negra, con un efecto similar. A malas, cinta adhesiva de color negro también nos sirve.

8) Calabaza

Puede parecer una tontería, pero si nos ponemos a pensar hay pocas cosas que asociemos tanto con el Halloween como una buena calabaza. No lo dudes y aprovecha la ropa de color naranja que tengas por cas, por ejemplo una camiseta, para agregarle algún que otro detalle, como los ojos o la boca. La funda de una almohada también se puede convertir en calabaza siguiendo el mismo proceso.

9) Araña

Las arañas acostumbran a estar más en la decoración de Halloween, pero eso no quiere decir que no te puedes disfrazar de este insecto. Utilizando, por ejemplo, una sudadera de color oscuro, se le pueden añadir un par de calcetines para simular las patas de la araña y ya lo tendríamos. Si tiene capucha, te puedes plantear añadirle un par de ojos para darle más realismo.

10) Espantapájaros

El disfraz de espantapájaros es ideal para la época del año en la que estamos inmersos de lleno, el otoño, y además a cualquiera le da un poco de mal rollo. Aprovecha una vieja camisa de cuadros, un sombrero de esos que tienes olvidados y un mono o pantalón tejano para convertirte en uno. Si encima le añades algún detalle, como un poco de paja y flores, conquistarás a cualquiera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X