Imbroda, seleccionador y político: ‘El cáncer me hace pensar en semanas, no en años’

El consejero andaluz de Educación y Deporte lleva cinco años luchando contra el cáncer de próstata

Javier Imbroda, en la sesión de constitución del Parlamento de Andalucía el 27 de diciembre del 2018
Imbroda, seleccionador y político: ‘El cáncer me hace pensar en semanas, no en años’

Javier Imbroda fue un destacado entrenador y seleccionador nacional de baloncesto durante varios años en la década de los 90 y 2000. En los últimos tiempos, ocupa el máximo cargo en la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía. Además, hace cinco años que sufre cáncer de próstata, algo que no le ha quitado la ilusión por vivir y trabajar al máximo.

Desde que le nombraron consejero, allá por enero de 2019, se ha propuesto que se produzca un cambio sustancial en el sistema educativo de Andalucía. Imbroda ha concedido una entrevista al diario ABC en la que muestra su lado más personal. No rehúye de hablar del cáncer que sufre desde 2016, enfermedad que le ha hecho cambiar por completo el concepto de la vida.

Preguntado por el motivo por el cual una persona con 8,6 millones en el banco tiene la necesidad de meterse en política, Imbroda es claro. “Ese dato que usted aporta sobre mi patrimonio es público, con lo cual no hay nada que decir. Cada año lo actualizo en función de mis declaraciones de la renta”, sostiene.

Javier Imbroda sufre cáncer de próstata desde hace cinco años

Imbroda se muestra sincero a la hora de desvelar el motivo que le llevó a meterse en política. “En un momento determinado de mi vida renuncié a todo lo que tenía antes, vendí mis acciones y, de alguna manera, me dediqué a este servicio público. Créame que lo hice con absoluta vocación pública porque es evidente que no necesito la política para vivir”.

También le cuestionan desde ABC si se ha dejado dinero en esta aventura en el mundo de la política. “Bueno, de eso prefiero ni hablar porque como lo piense me cabreo y es una decisión que tomé con mi mujer y pleno de conciencia. Quería aportar mi conocimiento, mi experiencia a mi tierra y eso es lo que me llevó a dar este paso”.

“Sé que esto es muy raro porque la gente pensará que algún motivo o algún favor tendrá. Cree el ladrón que todos son de su condición. Tomé la decisión plenamente consciente de a lo que renunciaba y lo que afrontaba”, confiesa.

Imbroda afirma que “lo hice con todas las consecuencias. Me cabe la felicidad de formar parte de un gobierno de coalición que está siendo un modelo de gobernabilidad no solo para España sino para la comunidad internacional”.

“En esta lucha llevo mucha cirugía y tratamientos, como tantos que padecemos esta enfermedad”

Cuestionado acerca de si tendría fuerza para presentarse a la próxima legislatura, Imbroda asegura que “llevo cinco años luchando contra el cáncer. En esta lucha llevo mucha cirugía y tratamientos, como tantos que padecemos esta enfermedad. Sigo luchando cinco años después y los tiempos para mí han cambiado”, confiesa.

“Cuando se dice la perspectiva que te da el tiempo, uno piensa en años, pero yo ya pienso en semanas. La lucha contra esta enfermedad no me permite plantearme proyectos a medio ni a largo plazo. No sé qué va a suceder”.

“Estoy centrado en este curso. Este gobierno está sentando las bases para más de una década, que debe ser la responsabilidad de los cargos públicos: pensar en varias generaciones”, sentencia.

Imbroda, veterano entrenador de baloncesto durante décadas, sabe que “está entrenado en la presión. La presión ha sido una fiel compañera en todas las facetas: las personales, las profesionales y también en las políticas. Forma parte de mi vida y siempre me he encontrado este tipo de complejidades”, ha dicho.

Respondiendo a la comparación entre los profesores y los árbitros, Imbroda lo explica así. “A diferencia de los árbitros de baloncesto, que serían los jueces, los jugadores, junto con el entrenador, son el alma del baloncesto. El alma de un sistema educativo son sus docentes, que no son jueces, sino educadores”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X