Gaspar, el albañil asesinado en España por encargo de su mujer: ‘Quería darle un susto’

La mujer confesó haber encargado la agresión a otro hombre y los dos están ya en prisión provisional

Guardia Civil
La Guardia Civil ha estado investigando este suceso y hay dos personas en prisión provisional

Resuelto el caso del hombre de 65 años hallado muerto en un cortijo en Huércal-Overa (Almería) a mediados de agosto. Su mujer confesó haber ordenado la agresión y ha sido detenida junto a otro hombre. El juzgado de primera instancia ha ordenado su ingreso en prisión provisional.

Tras conocerse la muerte del hombre, un buen amigo suyo colgó este mensaje en redes sociales: “Conmoción y tristeza por la muerte de Gaspar (Choto), vecino del municipio y albañil de profesión que estaba jubilado desde enero”. “Son noticias que te rompen el alma, mi pésame a la familia en estos durísimos momentos”, añadió.

La mujer detenida es la esposa de la víctima mortal, y habría encargado el asesinato de su marido al otro detenido. Ella responde a las iniciales de B.N.N.A. y es de origen colombiano. El autor material es también colombiano, y responde a las iniciales de D.V.G. 

Fuentes de la investigación han confirmado que los detenidos habrían actuado conjuntamente en la muerte del varón. Lo habrían hecho a instancias de la mujer, que habría encargado al hombre la ejecución del asesinato. Así queda atestiguado en la investigación que ha llevado a cabo la Guardia Civil.

Prisión provisional para los dos arrestados

El Juzgado de Instrucción número 1 de Huércal-Overa ha decretado el ingreso en prisión de los dos arrestados. El pasado 3 de septiembre, la mujer se presentó voluntariamente ante la policía para confesar su implicación en la muerte de su marido. Sin embargo, se desvinculó de la autoría material de los hechos. 

Según explicó en dependencias policiales, acompañada por su abogado, encargó la muerte de su marido a una tercera persona. El hombre había sido detenido a las pocas horas de cometerse el crimen. La versión de la mujer corroboró lo que la policía ya sospechaba, y dan el caso por cerrado.

La investigación concluye que la mujer ordenó el asesinato de su marido a otra persona, un hombre. Este habría aprovechado que la víctima estaba solo en el cortijo para atacarle con un cuchillo. Sucedió el 13 de agosto en una ubicación cercana a la rambla de Los Cabecinos, en la localidad almeriense.

Según las pesquisas, el agresor habría apuñalado “repetidamente” a la víctima mortal en el pecho. La autopsia reveló que el cadáver tenía al menos 15 heridas mortales de arma blanca. Además, el fallecido tenía otras heridas de carácter defensivo en el resto del cuerpo.

‘Solo quería darle un susto’

La Comarca Noticias ha revelado que la esposa del fallecido encargó el ataque “para darle un susto”. En esos momentos, el matrimonio estaba atravesando un momento de crisis y habían iniciado un proceso de separación. El fallecido, Gaspar, tenía 65 años y era albañil de profesión.

Su cadáver apareció en un cortijo a las 15:00 horas del sábado 14 de agosto, aunque se calcula que el crimen fue cometido bastante antes. La policía halló indicios claros de una muerte violenta y puso en marcha una investigación. El caso se ha resuelto con asombrosa rapidez, gracias a la confesión. 

La policía tiene claro que la muerte de Gaspar fue un encargo de su esposa, y que estos se encontraban en proceso de separación. Pero la mujer argumenta que solo quería asustarle y desliza que la cosa se le fue de las manos al homicida. La policía tendrá que determinar ahora las verdaderas intenciones de la promotora del crimen.

Desde un primer momento, los vecinos sospecharon que el crimen llevaba el sello de alguien cercano. Gaspar era un hombre muy conocido y muy querido en el pueblo, ya que había trabajado muchos años como oficial de albañilería en el ayuntamiento. “No nos explicamos qué ha podido pasar”, decían.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X