Alyssa la joven de 15 que también mató a su amiga para ‘saber qué se siente’

La justicia la juzgó como un adulto y la condenó a cadena perpetua por el asesinato de Elizabeth

Alyssa Bustamante (izquierda) mató a su amiga de juegos Elizabeth (derecha)

Nuria, la joven de 14 años que el pasado jueves fue brutalmente agredida por un amigo en O Carballiño (Ourense) sigue luchando por su vida. El agresor, un chico de 13 años, la golpeó con una pata de cabra y la arrojó de un segundo piso. Luego llamó al 112 para explicar lo sucedido: “He matado a mi amiga”.

Los especialistas tratan de entender ahora qué pasó por la cabeza del adolescente para cometer semejante salvajada. En una primera declaración aseguró haberlo hecho porque “quería saber qué se siente”. El caso, que ya está en manos de la policía, ha abierto un debate sobre la violencia a esas edades y la ley del menor. 

Familiares de la víctima han impulsado una iniciativa para pedir la reforma de la ley del menor. Quieren que sucesos como este no queden impunes, y que ningún menor aproveche el vacío legal para destrozar otras vidas sin castigo alguno. En España, los menores de 14 son inimputables por la vía penal.

El caso de Nuria ha removido conciencias y ha recordado a otro suceso en circunstancias similares. Sucedió el 21 de octubre de 2009, cuando Alyssa Bustamante, una adolescente de solo 15 años, atacó brutalmente a su amiga causándole la muerte. En este caso, la justicia fue implacable y pasará el resto de sus días en la cárcel.

El crimen de Elizabeth con solo 9 años

Los hechos sucedieron en Jefferson, Missouri (Estados Unidos). Alyssa estranguló, apuñaló y cortó la garganta de su vecina y compañera de juegos, Elizabeth. La víctima mortal tenía solo 9 años y murió al instante por la gravedad de las heridas causadas. “Quería saber qué se sentía”, declaró la homicida en sede policial.

Alyssa nació en 1994 en el seno de una familia problemática, ya que sus padres eran adictos a las drogas. Los abuelos se hicieron cargo de la pequeña y sus tres hermanos. Al entrar en la adolescencia, Alyssa empezó a hacerse cortes en la piel e intentó suicidarse con solo 13 años.

Fruto de su situación tomaba antidepresivos y estaba en tratamiento psiquiátrico. Días antes del crimen cavó dos tumbas cerca de su casa y se propuso matar a alguien para saber qué se siente. la víctima escogida fue Elizabeth Olten, una niña de 9 años que iba a su casa para jugar con ella y sus hermanas.

Alyssa utilizó a su hermana para atraer a la menor, entonces la raptó y la llevó a un bosque cercano. Allí la estranguló, y con un cuchillo que llevaba en la mochila la apuñaló varias veces y le cortó la garganta. Acto seguido llevó su cuerpo hasta las tumbas que había cavado, lo enterró y lo cubrió con hojas.

“La he estrangulado, degollado, apuñalado, y ahora está muerta”, escribió después en su diario, “no sé cómo me siento ahora, ha sido increíble”. Allí reflejó sus sentimientos después del asesinato: “Estoy un poco nerviosa ahora mismo, en cuanto superas el ‘no puedo hacerlo’ es bastante agradable”. 

Cadena perpetua para Alyssa

La familia de la víctima informó de su desaparición y estuvieron buscando durante horas a la menor. La policía sospechó de Alyssa desde un principio, y 45 horas después se derrumbó y acabó confesando. Ella misma les condujo hasta el cadáver, e inmediatamente fue detenida y acusada de asesinato.

El juez dictaminó que Alyssa Bustamante, que tenía 15 años en el momento del crimen, tenía que ser juzgada como un adulto. El juicio estuvo envuelto por una gran atención mediática, y en la opinión pública llamaban a la acusada “monstruo”. Ella confesó los hechos desde un buen principio, y pidió perdón.

En sede judicial, la asesina se dirigió a la familia de la víctima: “Estoy extremadamente arrepentida de todo. Sé que las palabras no son suficientes, pero si pudiera dar mi vida para devolverles a su hija lo haría”. Fue acusada de homicidio con premeditación, y condenada a cadena perpetua.

El caso marcó un antes y un después en la justicia norteamericana. En España es impensable que se pueda interpretar la ley de una forma tan libre como sucedes en Estados Unidos. Por eso piden que se reforme el código penal y que se castigue a los criminales con independencia de su edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X