Yulen Pereira

Yulen Pereira sabe que la madre de su hijo no volverá porque ya no necesita dinero

Yulen asegura que volverá a la esgrima aunque no aclara cuando

Yulen Pereira ha pasado prácticamente del anonimato a la fama en tiempo récord. Es lo que pasa cuando aceptas participar en un reality de la repercusión de Supervivientes y, además, te lías con el personaje estrella del concurso.

Lo que empezó como una aventura que muchos enmarcaban en Honduras, parece que sigue con fuerza en España. Y en el resto del mundo. Yulen y Anabel Pantoja llevan paseando su amor por varios destinos desde que regresaron de las playas hondureñas. 

Han estado en varios lugares de España, se fueron a Egipto de vacaciones y ahora las han continuado con un espectacular viaje a Nueva York. Anabel da buena cuenta de cada paso que dan desde su perfil de Instagram. Allí sigue sumando seguidores y acumula ya 1,7 millones. 

Foto de Anabel Pantoja junto a Yulen Pereira, Tania Medina y Alejandro Nieto en un concierto
Yulen Pereira está loco de amor por su novia | Instagram (@yulenpereira)

Entre hot dog y hot dog, Anabel ha tenido tiempo para dar una exclusiva a Lecturas en la que se sincera sobre muchos aspectos vitales. Y lanza una terrible advertencia que ha resonado como un tiro en Telecinco. Yulen sonríe, lo pasa bien y apoya al máximo a su mujer, la que un día dijo que le gustaría tener hijos con él. 

Yulen lo ha confirmado, asegurando que él también está dispuesto a ser padre. Ahora quiere centrarse en su carrera deportiva, pero sí en un futuro no demasiado lejano.

Yulen Pereira apoya la guerra abierta por Anabel Pantoja

Yulen Pereira se ha confesado algo abrumado por la popularidad y la fama. Tanto él como su familia han pasado de ser anónimos a que les persigan con el micro por la calle. su novia ya está más acostumbrada a esto y ha hecho de la fama una virtud y una buena fuente de ingresos.

A Anabel, no obstante, parece olvidársele como ha llegado hasta aquí. Desde que llegó de Honduras, únicamente ha aparecido en televisión en el espacio de Toñi Moreno. Fue para reencontrarse con su ex. Omar Sánchez, y poco más.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Telecinco

La novia de Yulen Pereira no ha querido ir ni un solo día a Sálvame. Es el show que la encumbró y que contribuyó decididamente a hacer de ella un personaje como el actual. Allí ha reído, ha llorado, le han dado hasta el carné de identidad, pero también la han mimado como a pocas.

Sin embargo, Anabel no ha querido volver al plató que la acogió en su día y le dio grandes tardes de gloria. Ya había hecho un amago de irse cuando se separó de su marido. No obstante, cuantioso cheque en mano, volvió. 

Ahora, acaba de lanzar el órdago definitivo contra el espacio y Yulen Pereira tiembla, porque sabe que tendrá consecuencias

Yulen y Anabel empiezan su cruzada contra Sálvame

Por lo visto, la pareja está muy dolida por el tratamiento que se está haciendo en Sálvame del padre de Anabel, Bernardo. Dan voz a personas que critican a Anabel y a su entorno por no ocuparse suficientemente de su padre. También la ridiculizan a ella y la tachan de "soberbia", "altiva" y "desagradecida".

Ella ha respondido en Lecturas criticando que hicieran llorar a su madre. "Entiendo que es un programa que tienen que entretener, pero es mi madre. He visto a compañeros a los que les ha dado igual, han tenido el pinganillo puesto y han tirado para adelante como si no hubiese un mañana",  ha dicho dolida.

"Me llevan los demonios, me entran ganas de aparecer por allí y pegar tiros", apunta. "Abrían y cerraban con Anabel y Yulen, es de locos, me he llevado una decepción".

La sobrina de Isabel Pantoja no piensa (por el momento) regresar a Telecinco. "Nadie me ha llamado para volver al programa, pero tampoco me lo planteo, no me veo ahí. Tengo otros pensamientos que no tienen nada que ver con nada televisivo".

Quizá ahora, Anabel quiere promocionar la esgrima y ayudar así a su novio Yulen Pereira. Parece que no entiende que tanto ella, como Rocío Flores, que también va de influencer y no quiere saber nada de televisión, son lo que son precisamente por la televisión. Sin unas familias de las que hablar, ni polémicas que alimentar, su interés es más bien escaso.