Primer plano de Víctor Janeiro con rostro serio

Víctor Janeiro recibe fotos del bebé de Campanario y confirma la triste sospecha

Víctor Janeiro sabe que María José está preocupada

Víctor Janeiro, hermano de Jesulín de Ubrique, fue uno de los rostros más habituales de la prensa rosa, pero decidió cambiar de vida. Hace mucho tiempo que no concede ninguna entrevista, está centrado en su carrera profesional y prefiere estar lejos del ruido mediático. Su cuñada María José Campanario le ha pedido un favor y él lo ha cumplido estrictamente.

Víctor Janeiro sabe que María José Campanario no quiere que Hugo, su último hijo, se convierta en objetivo de los periodistas. Ha rechazado una exclusiva que podría ascender a los 100.000 euros porque para ella lo más importante es la privacidad del pequeño. La odontóloga quiere llevar una vida tranquila y ya no se siente cómoda dando explicaciones, por eso pretende alejarse de la televisión.

María José Campanario
Víctor Janeiro quiere tener buena relación con María José Campanario | Europa Press

Víctor sabe que el problema de su cuñada no tiene solución, pues cada vez hay más datos encima de la mesa. Acaba de recibir unas fotos del bebé más importante en la vida de María Jose: imágenes de Julia cuando era pequeña. La influencer ha compartido este material en sus redes sociales y hay muchos medios que lo están usando.

Víctor es consciente de que Campanario ha intentado proteger a Julia, el problema es que cuando era bebé posó con ella en la revista ¡Hola! Los espectadores se sienten en la libertad de hablar de ella, a pesar de que la joven no quiere saber nada de la pequeña pantalla. No deja de protagonizar escándalos y el último error que ha cometido ha hecho temblar a su familia.

Publicación de Julia Janeiro
Víctor Janeiro ha visto las fotos de su sobrina Julia | Instagram @julsjaneiro

El hermano de Jesulín ha colaborado muchas veces con la prensa rosa y sabe mejor que nadie cómo funciona el negocio. Después de recibir las fotos de Julia de bebé se ha dado cuenta de que el conflicto no parará: no dejarán de hablar de ella. La hermana de Andreíta está luchando por su anonimato, pero su comportamiento le juega una mala pasada.

Víctor Janeiro está molesto por los rumores

Víctor siempre ha tenido una relación muy cercana con los periodistas, pero desde que María José Campanario dio a luz a Hugo ha cambiado. Ya no quiere hablar con los reporteros y en Telecinco han explicado el motivo: está dolido por los rumores. Hay quien ha comentado que él y su mujer Beatriz Trapote han filtrado ciertos datos, algo que es completamente falso.

Víctor Janeiro
Víctor Janeiro es un torero reconocido | GTRES

Janeiro siempre ha sospechado que su sobrina Julia nunca iba a ser una persona anónima y ahora lo ha confirmado. Ha recibido las fotos que la influencer ha publicado de cuanto era bebé, un recuerdo que ahora está en boca de las personas equivocadas. Sus detractores le acusan de llamar la atención para tener protagonismo en la pequeña pantalla.

El marido de Beatriz Trapote ayudará a su familia en todo lo posible, pero él también tiene sus propios problemas. Alguien ha publicado un vídeo de uno de sus hijos entrando en el hospital a María José y teniendo un gesto inadecuado. El joven le sacó el dedo a un reportero, atrevimiento que Beatriz no tardó en reprimir.

Víctor Janeiro respeta la decisión de su cuñada

Víctor tiene claro lo que quiere: disfrutar de sus hijos y conseguir que su mujer sea feliz. Beatriz es periodista, ha trabajado en Telecinco y conoce el lado oscuro del negocio, por eso ha optado por apartarse. Es una persona humilde y siempre contesta educadamente a los reporteros, pero nunca ha dado más información de la necesaria.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

María José Campanario ha hablado con su abogado y va a tomar medidas contra todos los periodistas que no respeten la intimidad de Hugo. No tolerará que nadie publique alguna fotografía o información que vaya en contra de los intereses del niño. Con él pretende no cometer los mismos errores que tuvo con Julia, quien está constantemente en el punto de mira.