Víctor Janeiro

Víctor Janeiro no se acaba de creer lo que quiere hacer su cuñada con el bebé

Víctor Janeiro sabe lo que puede haber en juego con tanto secretismo

Víctor Janeiro ya puede salir cada día a la calle, a llevar a sus hijos al colegio, sin que le pregunten insistentemente por su sobrino. El hermano de Jesulín ha pasado unos días de notables apuros, pues la prensa le perseguía para tener noticias frescas de su hermano.

Él, amable en todo momento y consciente que no podía soltar prenda, iba disimulando como podía. Que si "ya mismo vemos a mi hermano así" (con la mochila del colegio a la espalda), que si "saben Ustedes más que yo"...

El bueno de Víctor había recibido órdenes claras de no decir nada sobre el pequeño Hugo e hizo todo lo que pudo para conseguirlo. No así su mujer, Beatriz Trapote, que se plantó en el hospital con su hijo a conocer al bebé. Atendió amablemente a la prensa, confirmó que todo estaba bien y aseguró que los felices papás atenderían a los medios a la salida del hospital.

Quizá algún periodista todavía espere allí sentado porque despistaron a la prensa para salir sin ser vistos del centro hospitalario y hasta hoy.

Víctor ya respira más tranquilo, aunque es consciente que ahora los rumores sobre su familia se centran en si habrá o no exclusiva

Víctor Janeiro alucina con las cantidades que se barajan

Víctor Janeiro sabe que Jesulín y María José han realizado muchas exclusivas a lo largo de su vida. Lejos quedan los días en los que estaban permanentemente en los medios de comunicación y que intentaban lidiar con ellos.

Ahora únicamente tratan con la revista ¡Hola!. Es la que mejor paga y la que les garantiza que todo va a salir estupendo y que lucirán guapo y sonrientes en la portada.

El gran debate ahora en la prensa del corazón es si habrá o no posado con Hugo en brazos. Lo hubo en su momento con Andreíta, después con Juls y también con Jesús Alejandro.

Foto de Jesulín de Ubrique y María José Campanario
Víctor Janeiro, pendiente de su familia desde la distancia | Europa Press

El diestro y su señora han percibido unas buenas cantidades por presentar en sociedad a sus hijos. Esto ha abierto la puerta a que la prensa después siga los pasos de los pequeños, a medida que se van haciendo mayores.

Que se lo digan sinó a Andrea y a Julia, perseguidas permanentemente por los fotógrafos.

Según algunos, como por ejemplo Antonio Montero, el matrimonio podría embolsarse hasta 70.000 euros solo por una imagen del bebé. Puesto que nadie le ha visto todavía, - probablemente ni Víctor - esta primera imagen valdría mucho dinero.

Según otras fuentes, la pareja habría rechazado esta cantidad, ya que piden mucho más y ahora mismo se podría estar negociando un pack de varios contenidos. Así pues, se les podría pagar más, hasta 100.000 euros, a cambio de la presentación y de un par de reportajes más adelante (Navidad, primer paseo...). El bautizo, en estos casos, iría a parte, ya que tiene suficiente entidad por si mismo.

El bautizo de Julia Janeiro en 2004 también estaba vendido en exclusiva para dicha revista. Para que la prensa no se adelantase, se tuvo que hacer de noche, entre estrictas medidas de seguridad. La familia, con Carmen Bazán, Humberto padre y Víctor Janeiro a la cabeza, también vivieron situaciones bastante embarazosas por aquello.

La vida sigue para Víctor Janeiro

Víctor y el resto de familiares de Jesulín de Ubrique ya están acostumbrados a pagar 'el precio de la fama'. Si bien, cuando Jesús era más proactivo a hablar con la prensa lo llevaban con más naturalidad y simpatía, las cosas han cambiado.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

María José Campanario no quiere saber nada de determinados periodistas y medios, por lo que ha trasladado este malestar permanente a toda la familia. Víctor Janeiro es el vivo ejemplo de ello. Quiere vivir su vida, tranquilo y alejado de la prensa pues sabe que si habla más de la cuenta, luego tendrá broncas también en su casa.