Sonsoles Ónega seria

Sonsoles Ónega confirma que los peores presagios sobre su hijo son ciertos

Sonsoles Ónega está muy preocupada por uno de sus hijos

Sonsoles Ónega está muy preocupada por uno de sus hijos. Y es que, con su salida de Mediaset en boca de todos, la periodista ha asegurado que los rumores acerca del estado de salud del joven son ciertos. 

Este lunes, 11 de julio, los medios de comunicación de nuestro país se hicieron eco de una sorprendente noticia. 

Primer plano de Sonsoles Ónega sonriente
Sonsoles Ónega tiene nuevos proyectos entre manos | Europa Press

Después de muchos años ligada a la empresa de Paolo Vasile, la expresentadora de Ya es mediodía ha tomado la decisión de abandonar su puesto de trabajo para comenzar una nueva etapa profesional de la mano de Atresmedia. 

Ahora, y con todo este tema de plena actualidad, se ha vuelto a hablar de los problemas de salud que padece uno de los hijos de Sonsoles Ónega. 

Sonsoles Ónega se sincera sobre la enfermedad de su hijo

Para Sonsoles Ónega, lo más importante siempre han sido sus dos hijos, Yago y Gonzalo, fruto de su matrimonio con Carlos Pardo. Aunque por los dos siente una gran devoción, lo cierto es que uno de ellos necesita muchos más cuidados que el otro. A los cuatro años, al pequeño Gonzalo le diagnosticaron diabetes.

Sonsoles Ónega emocionada se seca las lágrimas con un pañuelo
Sonsoles Ónega lleva años luchando con la enfermedad de su hijo Gonzalo | Telecinco

En un principio, la presentadora no supo gestionar muy bien esta terrible noticia, pero pronto aprendió a controlar esta situación. 

"La enfermedad de mi hijo Gonzalo, que se le diagnosticó con cuatro años, ha cambiado nuestra vida, la dieta, la rutina. De la noche a la mañana, entré en batalla, estudiando una barbaridad y desenmascarando a la industria alimentaria".

"Me convertí casi en una activista. Todo está muy adulterado y en el límite permitido por la ley. Fue un grandísimo desengaño", declaró en una ocasión en la revista ¡Hola!

Sonsoles Ónega ha conseguido rehacer su vida

Sonsoles Ónega  tiene muy claro que en su vida ha habido dos grandes amores: el padre de sus hijos y su actual pareja, el arquitecto César Vidal. 

Hace casi dos años, y después de 11 años de matrimonio y dos hijos en común, la periodista y su marido Carlos Pardo tomaron la dura decisión de separar sus caminos para siempre. Aunque todo apunta a que fue una ruptura de mutuo acuerdo y sin terceras personas de por medio, lo cierto es que fue un duro golpe para Sonsoles Ónega.

A pesar de que la hija de Fernando Ónega  siempre ha sido muy discreta con su vida personal, decidió abrirse en canal en una entrevista para la revista Lecturas. "Es algo que le pasa a un montón de mujeres y que no pasa nada".

Sonsoles Ónega y su exmarido, Carlos Pardo, paseando por la calle
Sonsoles Ónega y Carlos Pardo pusieron punto y final a su matrimonio | GTRES

"Esto que nos ha pasado, necesariamente nos ha trastocado nuestras prioridades. Y yo tengo muy claras cuáles son las mías: mis niños, mi trabajo y mi familia. Eso es fundamental", aseguró en aquella ocasión. 

Aunque el padre de sus hijos siempre va a estar presente en su vida, Sonsoles Ónega ha conseguido recuperar la ilusión que perdió tras su divorcio.

A día de hoy, la periodista está más enamorada que nunca de su actual pareja. Prueba de ello, son las muestras de cariño que ambos se dedican en público. 

Durante la gala de los Premios Aquí TV, donde Sonsoles fue premiada por 'Mejor Presentadora', César Vidal estuvo muy pendiente de en todo momento de su chica. 

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

"Sí, me ha acompañado a recoger el premio. Le hacía mucha ilusión, pero más a mí que me acompañe. Es un compañero de viaje estupendo, muy observador, que ve donde yo no veo", aseguró la presentadora en una charla con el periódico El Español. 

"Me gusta que sea así. Sobre todo, como no es de este mundo, todo le llama la atención. Y, a veces, cosas que yo paso por alto porque me parecen las normales de lo nuestro, resulta que son detalles en los que me tengo que detener. A veces, vamos tan rápido que no salimos de nuestro disfraz y alguien que es de fuera es capaz de verlo".