Rosa Benito sonriente primer plano

Rosa Benito se quita la ropa para mostrar las secuelas de sus últimos disgustos

Rosa Benito, en el centro de interés por todo lo que se afirma de ella

Rosa Benito está de vacaciones, como media España. La cuñada de Rocío Jurado está disfrutando de unos días de descanso durante este caluroso mes de agosto. Descanso físico, básicamente, porque en Telecinco siguen dándole mecha a los conflictos familiares de los que ella forma parte.

Por un lado, está la polémica por la supuesta separación de Ana María Aldón y Ortega Cano. A Rosa Benito, este tema le toca tangencialmente, pues Ortega ya no es estrictamente de su familia, tras la muerte de la tonadillera.

Sin embargo, Rosa tiene mucha información, principalmente del pasado del torero, por lo que puede entender e interpretar correctamente muchos de los hechos actuales.

Rosa Benito
Rosa Benito no ha dado, por el momento, su versión de la historia familiar | Instagram

Por otra parte, está el tema del documental que protagoniza su sobrina, Rociíto. Prometió en su momento que lo contaría todo para que se entendiese la grave fractura familiar que se ha producido y así ha sido. La sobrina de Rosa Benito protagoniza una nueva bomba documental cada viernes en MiTele Plus y la familia se tambalea con las nuevas revelaciones familiares.

Rosa ha optado por el silencio y la prudencia. Se nota que hay una especie de consigna familiar de no responderá cada uno de los embates de Rociíto. De momento, todos excepto Amador Mohedano, siguen la regla. 

El exmarido de Rosa sí quiere responder a su sobrina y ya está preparando su propio documental para dar su versión de los hechos.

Rosa Benito se quita la ropa para celebrar el verano

Rosa Benito es madre de cuatro hijos y abuela de cinco nietos. A sus 66 años, se conserva muy bien y son constantes los halagos que recibe cuando visita los platós de televisión.

Además de su larga melena rubia y su sonrisa entre pícara y atractiva, Rosa se ha hecho algún que otro retoque a lo largo de su vida. De esta manera sigue luciendo espectacular y presumiendo de tipazo, pese a los últimos disgustos que la están dejando algo tocada.

No hace mucho contaba que "yo me hago lo del plasma que para mí es lo más maravilloso". Se trata de un tratamiento que consiste en extraer la propia sangre del paciente, centrifugarla para  conseguir más plaquetas y después, inyectarlas en la cara. Se trata de una técnica muy efectiva para combatir el envejecimiento de la piel y para Rosa, es preferible a las inyecciones de bótox.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

"El bótox te deja sin expresión", asegura Rosa, que no ve con buenos ojos el abuso de esta sustancia que hacen algunos miembros de su familia, por ejemplo Ro Flores. 

Además de su cara, la alicantina no duda en presumir de cuerpo. Así pues, ha posado en bikini varias veces en los últimos años, pero ahora la hemos podido ver, directamente sin nada. Eso sí, de espaldas a la cámara, en una terraza en la que se encuentra descansando y mostrando sus encantos al mar Mediterráneo.

Tiene 260 000 seguidores en Instagram, lo que la convierte en una especie de influencer de la tercera edad. Ella explota poco esta faceta y prefiere sus redes sociales para mandar mensajes velados a sus detractores o para sacar pecho de su vida.

Así pues, son numerosas las referencias a su cuñada, Rocío Jurado, a su familia más directa o a la ansiada felicidad que parece que ha conseguido. Su último mensaje, el que acompaña a la foto en cuestión apuesta por ser agradecidos.

"Agradece, porque el secreto de tenerlo todo es darte cuenta de que lo tienes".

Rosa Benito, ¿exclusiva a la vista?

Nada que decir, por el momento, de su papel en Houston, cuando su cuñada estaba a pocos meses de fallecer. Tampoco ha respondido a la acusación que le ha hecho su sobrina. Rocío Jurado, en fase terminal, la llamó para que Rosa la peinara y arreglara, cuando había hecho toda la vida, pero ella le respondió que no podía, que ahora la peinaban a ella. 

Quizá se reserve sus respuestas para una exclusiva. Tal vez decida no hacer nada; o esperar directrices del resto de la familia. Su sobrina la ha calificado de "veleta", por el momento, Rosa no tiene claro todavía por donde soplan los vientos del momento.