Rocío Flores de perfil y con rostro serio

Rocío Flores y los gritos que demuestran la gravedad de lo que sucede con su abuela

Rocío quiere desmarcarse de sus líos familiares, pero todo le salpica

Rocío Flores es experta en dar una de cal y otra de arena. Se estrenó en televisión hace ya unos años sin saber muy bien a qué se exponía. Después de Supervivientes y puesta en el centro de todas las polémicas familiares, Ro ha pasado por varias etapas durante este tiempo.

Así pues, de probar las mieles de la fama y la popularidad, también ha bebido el amargo jugo de las críticas y las peleas televisivas. Como colaboradora fija del Programa de AR, Rocío ha tenido que ejercer prácticamente de portavoz familiar durante toda la polémica de la separación de su padre. También ha sido blanco de las críticas de su madre y del revuelo de los documentales.

Con todos estos frentes abiertos, Rocío Flores ha ganado en experiencia y también en actitud. Ahora, lo ve todo desde otra perspectiva. Por un lado, no renuncia a su sueldo como colaboradora televisiva, pero por el otro no quiere ya entrar en determinados temas.

Ha visto que en su familia hay múltiples versiones de todo y que cualquier noticia tiene aristas que pueden herir con problemas del pasado. Ella no ha visitado todavía el museo en homenaje a su abuela que su madre inauguró a principios de julio en Chipiona. Sí lo ha hecho su tío abuelo Amador Mohedano. 

La que se ha liado allí ha dejado a Rocío sin palabras.

Rocío Carrasco señalando la placa del museo de Rocíó Jurado
Rocío Flores todavía no ha visitado el museo de su abuela, ya inaugurado | GTRES

Rocío Flores alucina con la pelea en el museo de su abuela

Rocío Flores no ha querido entrar demasiado a fondo en valorar el documental En el nombre de Rocío. Allí su madre expone con todo lujo de detalles su vida y la de 'la más grande' para contar su versión de la historia.

A través de lo que se va relatando en los sucesivos capítulos del mismo, se van entendiendo los motivos del distanciamiento entre unos y otros. Ro no tiene demasiada opinión formada al respecto. Ella era muy pequeña y lo que se cuenta ahí le queda bastante lejos.

Así las cosas, quien sí sale bastante mal parado de este documental es Amador Mohedano, el hermano de Rocío Jurado. Puesto que Rociíto lo culpa de muchos de los males familiares, él se quiere defender y está elaborando su propio documental. 

Amador Mohedano, con su característico sombrero, en una imagen de archivo
Amador Mohedano, a gritos en el museo de su hermana en Chipiona | Europa press

Le ayuda Juanjus, un conocido youtuber, gran defensor de la familia de Rocío Flores. Ahora están grabando las entregas de este contradocumental y una de ellas se produce en el museo de Chipiona.

A la inauguración, Rociíto no invitó a nadie de su familia mediática. "Que paguen su entrada, si quieren venir", les dijo. Esto es lo que han hecho Amador Mohedano y Juanjus para grabar su documental.

Sin embargo, en el interior de la instalación, una visitante anónima reconoció a Amador y, ni corta ni perezosa, empezó a increparle. Según Andalucía Rosa, la discusión fue subiendo de tono y terminaron a gritos y con palabras ofensivas de por medio.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Telecinco

Los ánimos están muy caldeados y el templo de Rocío Jurado en Chipiona es lugar de devoción para sus seguidoras más incondicionales.

Rocío Flores, centrada en su faceta de influencer y en su familia

Rocío Flores no puede creer que estén dándose estos despropósitos en un lugar de homenaje a su abuela. Si tiene que escoger entre su tío abuelo Amador y su madre, en estos momentos defiende a Amador, pero no a cualquier precio.

Rocío Flores
Rocío Flores ya se toma las polémicas familiares de otra manera | Europa Press

Lejos de posicionarse sobre lo que ha pasado, Rocío prefiere centrarse en su bienestar personal y físico y en lucir modelos en su cuenta de Instagram. También publica cosas sobre sus días de descanso, o sobre el bebé que le roba el sueño ahora. Se trata del hijo recién nacido de una de sus mejores amigas y, por lo que se intuye, ha despertado un poco el instinto maternal de Ro. 

¿La familia? Bien, gracias.