Amador Mohedano y Rosa Benito

Amador Mohedano y Rosa Benito sufren la primera crisis después de la reconciliación

La inesperada reconciliación entre Amador y Rosa podría tener los días contados

Amador Mohedano y Rosa Benito han protagonizado uno de los momentos más lacrimógenos de la televisión de los últimos tiempos. De forma inesperada, los dos aparecían en el programa de Toñi Moreno, Déjate Querer. El programa vive de ahondar en sentimientos familiares, en los dramas humanos entre seres que se quieren, pero que no están juntos por circunstancias varias.

Amador Mohedano y más especialmente Rosa Benito son especialistas en este subgénero televisivo. Viven de los recuerdos al lado de Rocío Jurado y de sus desavenencias personales y familiares desde hace más de 15 años.

Supuestamente, Rosa acudía al programa para ser sorprendida, sin saber que el instigador de la invitación era su exmarido Amado Mohedano. Aquello prometía hacer saltar las chispas, pues de sobra es conocido que entre ellos dos la relación ha sido fría y llena de reproches en los últimos tiempos.

Rosa y Amador sellan la paz y abren la puerta a la reconciliación

Tras videos emotivos de rigor, los recuerdos familiares compartidos y los ojos llorosos de uno y de otro durante casi una hora, llegaba el momento cumbre. Amador quiere recuperar a Rosa, "que ya tengo 69 años". Rosa sabe que este tema puede ser un filón televisivo al que aferrarse una temporada más, así que deja la puerta abierta a la reconciliación.

Quedaron en retomar el contacto, sellar la paz familiar con un "arrocito en Chipiona" y se despidieron de Toñi con una abrazo y un beso. "Gracias al programa por habernos hecho vencer este miedo que teníamos a retomar el contacto". Rosa apuntaba además que "ahora ya no pasa nada si nos ven juntos, ya no tendremos miedo al 'qué dirán'".

Amador Mohedano y Rosa Benito dándose un beso en directo
Amador Mohedano y Rosa Benito sellaron su reconciliación con un beso | Telecinco

La demanda que podría caer encima de Amador

La felicidad familiar puede tener los días contados. Y es que como Amador decía en el programa "son momentos muy difíciles para él". Su sobrina Rociíto ha arremetido con dureza contra el hermano de 'la más grande'. 

Ha afirmado, entre otras lindezas, que se aprovechó de Rocío Jurado, que fue un mal manager y el culpable de que Jurado y Pedro Carrasco se separaran. Además, le incluye en la "jauría" de "alimañas" que fueron a por ella, no conformes con el testamento de la cantante.

Amador, dolidísimo por tales afirmaciones, ha respondido asegurando que la cantante sufrió muchísimo por culpa de su hija. Con rencor y dolor, Amador ha asegurado que Rociíto le dio muy mala vida a su madre. 

Rocío Carrasco
Amador Mohedano podría recibir una demanda de Rociíto | Telecinco

La tensión familiar, por lo visto y según desvela La Razón, era insoportable durante los últimos meses de vida de la cantante. Durante la grabación de la última gala que hizo Jurado, le trasladó su inquietud a un periodista que estaba allí. "Me asusta pensar lo que puede ocurrir en mi familia cuando yo falte", le confesó.

Lista e intutiiva como era Jurado, ya vislumbraba la guerra familiar sin cuartel que desencadenó su muerte y que todavía hoy dura.

Rosa Benito defiende a Amador ante los ataques de Rociíto

Rociíto, ante las afirmaciones que hace Amador contra ella, podría acudir a los tribunales, según avanza el citado medio. Esto volvería a poner en un dilema a Rosa Benito, que siempre ha querido mantener cierta equidistancia entre unos y otros. 

Ahora que abre las puertas a reconciliarse con su exmarido, Rosa parece haberse decantado claramente a favor de él, en detrimento de su sobrina. En el programa de Toñi en el que se abrió a volver con Amador también quiso defender el trabajo de este como mánager de Rocío. 

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Telecinco

Veremos si las intenciones de Rosa Benito con Amador son reales y quiere volver a unir a la familia, o únicamente busca un tema que le permita seguir en televisión y alargar el chicle de su estabilidad matrimonial. Rociíto tiene clara su respuesta.