Rociíto y Ortega Cano

El problema oculto de Ortega Cano que Rociíto acaba de desvelar y que lo explica todo

José Ortega Cano, con otro frente abierto, no levanta cabeza

Rociíto sigue destapando las miserias familiares en su documental, En el nombre de Rocío. Cada viernes, aparece una nueva entrega plagada de suculentos secretos que hacen tambalear a la familia Ortega-Mohedano.

La serie, que se emitirá este otoño en abierto por Telecinco, puede verse en exclusiva en MiTele y a cada nueva entrega, sorprende más. La hija de Rocío Jurado está logrando su objetivo de que se conozca su verdad, la que jamás se ha contado.

Pese a que en algunos puntos, su versión puede estar influida por su amor incondicional a Fidel Albiac. También por los recuerdos algo distorsionados, su testimonio transmite verdad y credibilidad a raudales.

Roció Jurado y Rocío Carrasco
¿Qué pensaría Rocío Jurado si levantara la cabeza? | GTRES - Telecinco

La familia ha optado por guardar silencio ante tal embestida. El único que quiere responder es Amador Mohedano, con otro documental, que terminará de rodar si la 'apisonadora Rociíto' no acaba con su imagen pública antes.

Se desvela el nombre del 'topo' que filtraba la información en Houston

En el nombre de Rocío está arrojando luz a muchas de las incógnitas que han perseguido a la familia de Rociíto durante años. Una de ellas, es el nombre de la persona que desde Houston, informaba periódicamente de lo que allí estaba pasando.

Rociíto le pone nombre y apellidos: Amador Mohedano. "Informaba a todo el mundo de todo lo que ocurría. Y la mayoría de cosas que salían en Houston y me juego el cuello que hasta las malas de su hermana, las decía él. No lo puedo certificar, pero conociendo lo que conozco, me juego el cuello".

Los gastos de la estancia de toda la familia en Houston también ha provocado airados debates televisivos. Rociíto aclara por fin la verdad. El alojamiento no se paga, ya que están en dos pisos propiedad de un matrimonio amigo de la artista. 

Respecto a los billetes de avión y hoteles de toda la familia, los pagó Rocío Jurado, no Ortega Cano, como se había dicho hasta ahora. Según Rociíto, su billete y el de Fidel, se los pagaron ellos mismos.

La situación, según la hija de la cantante era "dantesca". Rocío Jurado, enferma, en su cama de hospital y "teniendo que repartir dinero a cada uno... era una situación muy fea". Todos iban a pedirle para los gastos del día a día y ella iba dando los billetes que guardaba en un neceser, al lado de su cama. 

"Houston era una situación muy extraña, grotesca y asquerosa", afirma Rociíto. Según ella, había una guerra para ver quien hacía más cosas y "sumaba más puntos" frente a la artista. De hecho, Fidel se lo recrimina en un momento dado a José Antonio Rodríguez, el cuñado de Jurado. 

"Nosotros, todos los puntos que teníamos que tener ganados, ya los tenemos", le contestó.

El papel de Fidel Albiac durante los últimos días de Rocío Jurado

Fidel Albiac sale también muy reforzado ante el relato de lo que sucedió realmente en Houston. Así pues, Rocío Jurado no salía "sin su fisio", que según Rociíto, era Fidel. Ella no quería salir de la habitación con nadie que no fuera su yerno, la persona con la que más confianza tenía. 

"Creo que ella con ciertos detalles y actitudes, empieza a dejar claras algunas cosas y a mandar mensajes subliminales. Nos refrenda a Fidel y a mí y aparta a otras personas de ciertas cosas. Eso implica que esas personas dejen de hacer cosas que sentían que les pertenecían", dice Rociíto.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

"En la enfermedad ella empieza a intentar deshacer cosas que sabía que no había hecho bien". Un dardazo en toda su dimensión a Amador, a Rosa o a Gloria Mohedano.

El ataque sin miramientos contra José Ortega Cano: "no tiene vergüenza".

Rociíto tiene leña para todos. Se despacha a gusto con el último marido de su madre, asegurando que "no tiene vergüenza. Que se preocupe, no del tiempo que estuvo con mi madre, sino de la calidad de vida que le dio, de eso tiene que hablar Ortega Cano".

"En Houston, José estaba ausente, se le acrecenta un problema que ya tenía y que luego salió a la luz. De repente no le encontrábamos, estaba dormido entre dos sillas, en el pasillo del hospital. Yo creo que había una mezcla entre dolor y de mala consciencia". Terribles palabras de Rociíto, en las que se enmarcan la dura frase que 'la más grande' dijo a su marido en el hospital: "¿Ni aquí me vas a respetar?".

José Ortega Cano, por su parte, insinuó en una entrevista televisiva que hubo "médicos y directores de clínicas que se hicieron mucha publicidad y ganaron mucho dinero con la enfermedad de Rocío". Rociíto lo desmiente asegurando que José Ortega Cano es "muy osado" y que no es real.

José Ortega Cano junto a su hijo, José Fernando Ortega
José Ortega Cano y su hijo reciben dardazos en el polémico documental | Europa Press

En el episodio 8 del documental, la hija de 'la más grande' también relata algunos episodios divertidos en el hospital, pese al drama del momento. Así pues, Rocío Jurado siempre intentaba sacar una sonrisa o crear un momento cómico a su alrededor para hacerlo más llevadero. "yo me he reído mucho con ella", afirma emocionada su hija. 

Es uno de los pocos puntos de cierta felicidad en un relato amargo, duro y plagado de reproches y rencillas familiares. Evolucionará hacia la voracidad y el interés que todos ponen en el testamento, una vez Rocío fallece.

El mensaje dedicado especialmente a Gloria Camila y a José Fernando es también significativo. Sobre las "señales" que desvela Rociíto, respecto a la cara real de su familia, no sabe si sus hermanos "las van a entender, les va a convenir entenderlas o, si, de repente, no quieren entenderlas. Ahí están, que hagan con ellas lo que quieran".