La Princesa Leonor

La princesa Leonor confirma los peores presagios sobre Letizia

Letizia Ortiz ha recibido un duro mazazo

La  reina Letizia debe hacer frente a un duro e inesperado golpe, teniendo que decirle adiós a una persona que ha marcado su pasado.

Marisa Fanjul Argüelles, la persona que más le influyó en su faceta artística y su profesora de ballet. Entre los 500 alumnos que asistieron a la escuela se encontraban la reina y sus hermanas, Telma y Érika.

De hecho, según relataba su padre, Jesús Ortiz, acerca de cómo vivió el terrorífico 23 F, ese día sus hijas se encontraban en la clase de Fanjul.

Foto de la reina Letizia presidiendo la reunión del Consejo del Real Patronato sobre Discapacidad en Mérida
Foto de la reina Letizia presidiendo la reunión del Consejo del Real Patronato sobre Discapacidad en Mérida | Europa Press

Y hasta allí acudió para buscarlas, muy preocupado por lo que pudiese pasar. "De repente, algo explota en mi cabeza y lo relaciona: mis tres hijas (9, 8 y 6 años) estaban en clase de ballet en el estudio de Marisa Fanjul".

"Local que estaba justo encima de la sede de CC.OO. ¡Jo...! Como a algún descerebrado le dé por liarla…", recordaba Ortiz.

"Pocos sabían que en el piso de encima del sindicato había una escuela de ballet llena de niños, profesores y padres a esas horas. Subí, dije a mi familia que nos marchábamos de ahí a toda prisa y sin preguntar, y advertí a la directora de la escuela de mis temores".

Foto de la princesa Leonor junto a la infanta Sofía a su llegada al teatro museo Dalí de Figueres (Girona)
Leonor y Sofía han asistido juntos a un acto en solitario | Europa Press

De esa forma, la profesora de ballet terminaba formando parte de uno de los días más importantes de la vida de la reina Letizia.

Era el hijo de Marisa Fanjul,  Sergio, el que comunicaba la triste noticia de su fallecimiento. Una noticia que seguramente habrá impactado a la mujer del rey Felipe.

El periodista decidía publicar un emotivo post en sus redes sociales donde compartía sus sentimientos.

La reina Letizia ha recibido una mala noticia

"Ayer murió Marisa Fanjul, lo que significa que no volverá a cogerme del brazo para pasear por el centro de Oviedo, lo que significa que no volverá a llamarme a Madrid a horas intempestivas, lo que significa que no volverá a estar en casa viendo una película cuando yo regrese de tomar una cerveza", compartía.

"Mi madre ya no estará los miércoles celebrando su tertulia, ni estará haciendo la compra en el Alimerka, ni estará en El Tizón comiéndose un pincho de tortilla", decía rindiéndole un precioso homensaje.  

"Mamá ya no volverá a estar por el Paseo del Bombé ni por el Paseo de los Álamos. No volverá a curiosear por las tiendas de los egipcios de Lavapiés, ni a hacerse amiga de la peluquera de Argumosa".

"Mamá no volverá a aburrirme con tropecientos vídeos de YouTube sobre alimentación sana e higiene postural. No volverá a pedir obsesivamente vídeos de su nieta Candela, a anhelar sus papitos. No volverá reenviar esos vídeos, loca de amor, a todos sus amigos", ha lamentado. 

"No volverá a contarme las anécdotas de su compañía de danza ni del festival de Aberdeen. Bajo a la calle y mamá no está. Subo a casa y mamá no está. Fuera donde fuera yo, ya no encontraría a mi mamá. Eso es la muerte. No estar por ninguna parte. Estar siempre en otro sitio".

Además, Fanjul  ha dado detalles acerca del motivo de su fallecimiento, nada menos que a causa de un cáncer.

La Reina Letizia Ortiz en el homenaje a las víctimas del terrorismo del 11M, en Madrid
Letizia Ortiz acudió al homenaje a las víctimas del terrorismo del 11M, en Madrid | Europa Press

"Mamá ya no está en el hospital de día del HUCA poniéndose la quimioterapia. Mamá no está en la habitación 114 de la planta de cuidados paliativos del Hospital Monte Naranco".

"Si fuera al tanatorio de Los Arenales sí encontraría su cuerpo: ahora mismo, mientras escribo esto, está ardiendo. Ayer murió mamá. Ya no estará más en ninguna parte. Ella era una y los demás muchísimos. Sin embargo, nos deja muy solos".

▶️ Letizia, destrozada tras la muerte de la persona que marcó su infancia