Rocío Carrasco llorando en Telecinco

Pedro Carrasco no pudo despedirse de su hija Rociíto y hay un desgarrador motivo

La conversación entre Pedro Carrasco y su hija, llena de sombras que se están aclarando

Pedro Carrasco ha sido uno de los protagonistas absolutos del documental que su hija Rociíto ha grabado para despellejar a su familia materna.

Cada semana hay una nueva entrega de En el nombre de Rocío. Desde su sillón, en un espectacular plató televisivo, Rociíto va desgranando su historia familiar. Los tres primeros capítulos se han centrado esencialmente en los orígenes de Rocío Jurado y en su gran amor con Pedro Carrasco.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Telecinco

A colación del matrimonio, Rociíto también ha metido en el ajo a Raquel Mosquera, segunda mujer de su padre y una de sus principales enemigas. Raquel, por su parte tiene silla fija en Viva la vida, por lo que puede responder a lo que la hija de su difunto marido cuenta.

Uno de los temas más polémicos ha sido el de la supuesta reunió familiar que hubo en casa de Rociíto. Tras un año sin hablarse, padre e hija se reencuentran el día de Reyes. Pedro acude acompañado de Raquel Mosquera a la casa de Rociíto y de Fidel Albiac. 

Montaje con las caras de Pedro y Rocío Carrasco
Pedro Carrasco tendría una cuenta pendiente con Rociíto | Trendings

Aquí empiezan las discrepancias. Raquel siempre ha mantenido que el encuentro fue muy tenso, que Rociíto soltó 'lo más grande' contra su padre y que Fidel lo vio todo y no intervino para nada. Según la peluquera, Pedro salió de allí dolidísimo, al grito de "a esta hija de p*ta no la quiero volver a ver" y haciendo eses de los nervios por la carretera.

Por su parte, Rocío afirma que este encuentro fue muy cordial y que sirvió para que padre e hija se reconciliaran definitivamente. Además asegura que Pedro pidió perdón a Fidel Albiac y que pudo ver a sus nietos antes de marcharse.

Raquel Mosquera y Pedro Carrasco
Pedro Carrasco no habría podido reconciliarse con su hija, como siempre ha defendido su mujer | Telecinco

Puesto que no hay pruebas documentales de ninguna de las dos versiones, hay opiniones de todo tipo. Precisamente por esto es de extrema relevancia un testigo que ha dado la información que tiene al respecto. Se trata de Marisa Martín Blázquez, una de las periodistas más creíbles de Telecinco.

Las palabras de Pedro Carrasco tras la reunión en casa de su hija

Pedro Carrasco murió el 27 de enero de 2001, pocos días después de este encuentro con su hija. Según ha desvelado ahora Marisa tuvo una conversación con Pedro, pocos días antes de morir. La periodista afirma que "lo que yo he visto sobre este tema en el documental, a mí no me ha parecido que estaba documentado".

Primer plano de Marisa Martín-Blazquez con rostro serio
Marisa Martín Blázquez hablo con Pedro Carrasco pocos días antes de su muerte | Mediaset

Marisa, consciente de que se puede meter en un buen lío sigue "Ella habla de que ha documentado esto y yo lo que he visto documentado es cero, no hay documentación"

Entonces desvela una conversación privada que mantuvo con Pedro y que no hubiese contado en otras circunstancias. "Lo que cuenta Rocío difiere mucho de lo que a mí ese señor me había contado. No es la versión que yo viví de boca propia del protagonista".

"Me dijo que quien la había convencido para ir, porque él desistía de ver a su hija porque la llamaba y siempre le ponía excusas, fue Raquel. La excusa que pusieron fue la de llevar los regalos de los Reyes a los niños a los que no vieron y que  él salió de ahí disgustadísimo porque tuvo una gran bronca con su hija que le dolió muchísimo".

Marisa también asegura que Pedro le confesó que "salió de ahí muy nervioso, muy asustado y dándole la sensación de que era una relación irrecuperable".

Nunca se va a saber qué pasó en realidad aquella tarde de Reyes. Los detractores de Rociíto dan toda la credibilidad del mundo a Martín Blázquez y apelan a su profesionalidad. Los que se creen a pies juntillas a la hija de 'la más grande' denuncian un sospechoso cambio de estrategia de la periodista con Mosquera, pues hace no tanto tiempo la tildaba de montajista y mentirosa.