Montaje de fotos de primer plano de Miguel Marcos y Belén Esteban

Miguel Marcos sabe que su mujer puede cortar en cualquier momento porque ya no confía

La relación atraviesa por momentos delicados

Miguel Marcos llegó a nuestras vidas hace más de cinco años cuando Belén Esteban anunció que estaba conociendo a alguien. En seguida, el conductor de ambulancias acaparó los titulares rosas, aunque su punto más álgido llegó con la confirmación de una infidelidad.

El conductor de ambulancias metió la pata al principio de su relación y terminó confesando a su chica que había cometido un error. Varios perdones después, una casa y una boda de por medio, Miguel Marcos asegura estar tremendamente enamorado.

La pareja vivía una auténtica luna de miel hasta que hace unos meses todo se torció. El motivo no era otro que una posible ruptura entre ambos, algo que por el momento no ha sucedido. Sea como fuere, Miguel Marcos y  Belén Esteban están en el punto de mira.

Sobre todo actualmente, después de que la colaboradora de Sálvame le haya confirmado que puede cortar en cualquier momento.

Miguel Marcos ya no puede más

No ha sido una etapa fácil para Miguel Marcos. Su mujer se caía en pleno directo en el plató de Sálvame y se rompía la tibia y el peroné. En seguida, los médicos vaticinaban que Belén debía operarse a pesar de lo complicado que sería siendo diabética.

En cuestión de días, la tertuliana se enfrentaba a una complicada operación y a una larga recuperación. Más de tres meses de fisios y ejercicios que acabaron por mermar la paciencia de Belén Esteban. Así mismo, Miguel Marcos que se encontraba a su lado, apoyándola, tampoco lo pasó bien.

Fue la colaboradora la que aseguró que hubo momentos en los que la pareja se llegó a plantear hacer algo con su relación. Afortunadamente, el tiempo pasó y la evolución física de la tertuliana también. La pareja pudo disfrutar de sus vacaciones de verano en Tenerife y así lo demostraron en las redes sociales.

Storie de Belén Esteban y Miguel Marcos de vacaciones
Storie de Belén Esteban y Miguel Marcos de sus vacaciones en Tenerife | Belén Esteban @belenestebanmendez

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, todo se ha vuelto a torcer. La pareja ha vuelto a vivir un episodio complicado y todo, después de que Belén le confirmara a Miguel Marcos que hay días que no puede más y que no confía.

Belén se lo hace saber a Miguel

La de Paracuellos siempre ha presumido de tener mucha confianza con Miguel. Es por eso que el conductor de ambulancias se ha dado cuenta de que su mujer no está bien. Y menos, después de lo que esta vivió hace unas horas en el plató de Sálvame.

Al parecer, fue una información acerca de su mejor amiga, Anabel Pantoja, lo que hizo que la colaboradora estallara. Belén no lleva nada bien que sus compañeros hablen de su mejor amiga, por eso todo saltó por los aires.

El motivo fue la vuelta de Yulen Pereira a los Juegos Olímpicos que se celebrarán en Tokyo en 2024. Muchos de los colaboradores de Telecinco creen que esta decisión de competir y de estar tan lejos de Anabel, acabará con la relación.

Belén Esteban
Belén Esteban defendiendo a Anabel Pantoja en el plató de 'Sálvame'. | Telecinco

Una afirmación que no gustó nada a Belén que defiende a capa y espada el amor que su amiga siente por el deportista. Para la colaboradora, ni el tiempo ni la distancia es un motivo suficiente para acabar con una relación.

Belén terminó yéndose a casa después de tener una gran pelea con la presentadora de Sálvame. Al parecer, la diferencia de opiniones entre ambas acabó con una fuerte discusión que no llegó a buen puerto.

Mientras que la mujer de Miguel defendía no tener que contar las intimidades su amiga Anabel Pantoja, Adela González defendía que Belén sí debería hacerlo. “¿Tú hablas de tus amigas aquí?», le preguntaba entonces Belén Esteban.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Telecinco

 “No, porque la vida de mis amigas no interesa absolutamente a nadie. Mis amigas no son famosas ni han estado en un reality”. Una respuesta que dejó totalmente tocada a Belén, pues se fue a casa pensando en que ya no confía en nadie de su programa.