Montaje de fotos de primer plano de Andrea Janeiro y Miguel Marcos

Miguel Marcos, preocupado por Andreíta al descubrir el estado real de su abuela

Miguel Marcos es consciente de que a Andreíta le preocupa mucho el bienestar familiar

Miguel Marcos está muy pendiente de su familia, de forma especial, este verano. El técnico sanitario ha vivido una de las etapas más complicadas de su vida al lado de Belén Esteban y de su hija Andrea.

Tras la rotura de tibia y peroné que sufrió en directo la de Paracuellos, el mundo se vino abajo, también para Miguel. Por suerte, él es un hombre tranquilo, paciente y firme en sus hechos y decisiones. Esta rectitud y serenidad han sido claves para que la casa familiar no se convirtiera en un mar de llanto y en un caos.

Miguel Marcos ha demostrado el aplomo necesario para sustentar a su familia, de la cual también forma parte Andrea Janeiro. Tanto es así, que Miguel se preocupa mucho por el bienestar de la joven, que también se ha implicado en ayudar a su madre en estos difíciles momentos.

Esto, mientras estaba muy pendiente de su padre y de su nuevo hermanito, Hugo. Y es que a Andrea le 'duele' su familia paterna. Han sido muchos años con poca relación con ellos que ahora intenta recuperar. 

Para lograrlo, tiene a Miguel ya su madre al lado. También cerca de Jesulín está una persona clave en esta unión entre padre e hija. Se trata de la abuela paterna de Andrea, Carmen Bazán.

Belén Esteban, Andrea Janeiro y Miguel Marcos
Miguel Marcos, siempre pendiente de lo que necesite su familia | GTRES

Ella sí ha mantenido el contacto con su nieta mayor durante todo este tiempo. Andrea ha sabido en todo momento como se encontraba Carmen y ha sido testigo del cambio que ha experimentado en los últimos años. 

Ahora, Bazán vive la vida de otra manera, pese a que su estado de salud ya no es el que era, algo que agobia un poco a Andrea.

Miguel Marcos conoce la importancia de la familia para Andrea

Andrea ha tenido siempre un gran apoyo en Carmen Bazán. Fue la gran matriarca de la prensa del corazón de hace un par de décadas. Estamos hablando de cuando Andrea era Andreíta y de cuando Belén Esteban estaba muy enfadada con Jesulín.

Carmen era la matriarca del clan Ambiciones. Por aquel entonces, Jesulín era el rey del toreo, su familia estaba todos los días en el candelero y el dinero corría a raudales. Aquellos tiempos ya pasaron y Carmen, poco a poco, se fue alejando de los medios de comunicación.

Ahora les tiene auténtica fobia y Carmen, a sus 76 años, evita que las cámaras la capten, así como hacer ningún tipo de declaración. Es una mujer ejemplar con todos sus nietos y a ellos se dedica en cuerpo y alma desde Ambiciones. 

Montaje de fotos de Andrea Janeiro y Carmen Bazan
Carmen Bazán tiene especial debilidad por su nieta mayor | Trendings

Vive allí desde que la desahuciaron de su casa, la que le compró Jesulín. Por un problema de impagos, que nunca ha quedado del todo claro, tuvo que marcharse y ha vuelto a la finca familiar. 

También está teniendo problemas de salud propios de su edad. Así pues, se rompió la cadera y tuvo que ingresar hace unos meses para operarse.

El postoperatorio fue muy complicado y Carmen lo ha pasado realmente mal. Su familia ha estado allí para apoyarla.

También Andrea, que siempre ha estado pendiente de Bazán, como mínimo para animarla y darle fuerzas.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

Carmen ha conocido las mieles de la popularidad y de la bonanza económica. También su parte más oscura, la que acabó con su matrimonio de décadas con Humberto, el patriarca del clan.

Se separaban en 2003 y ella intentaba empezar una nueva vida, siempre pendiente de la familia. De hecho, no fue al entierro de su exmarido, algo que en el fondo le dolió.

Ahora no quiere ni líos, ni flashes, ni problemas.

Quiere pasar sus últimos años tranquila y feliz, con sus hijos y sus nietos. Y  con Andrea, claro. Es su nieta mayor y pese a que la vida no les ha permitido pasar todo el tiempo juntas que hubiesen querido, se adoran.