Maria Patiño con rostro serio

María Patiño confiesa su angustia a su marido tras confirmarse que hay otra persona

Patiño no esperaba que se la jugaran de esta manera

María Patiño es una de las estrellas de Telecinco. La periodista gallega, rostro televisivo de referencia de la cadena, ha logrado erigirse como imprescindible en las tardes televisivas. También durante el fin de semana, en el que cuenta con espacio propio, Socialité

Y si hay que presentar el Deluxe, se presenta. María es una trabajadora incansable, le echa horas, pasión y vehemencia y esto da sus frutos. Lleva décadas dedicada al mundo del corazón, tiene buenas fuentes y rara vez erra al dar una información.

También manifiesta sus opiniones sin tapujos, se ofenda quien se ofenda, lo que la convierten en una colaboradora de primera. A la hora de crear polémica, salvar un silencio o armar jaleo en plató, Patiño es la primera de la lista.

Es de las pocas que no ha dado su brazo a torcer y no la hemos visto en ningún reality, ni ha destripado su vida personal. Al contrario, ha sabido mantener su estatus de periodista, sin traspasar la línea de los personajes, más allá de lo que se pide en Sálvame. Sabemos que tiene un hijo de 22 años que se llama Julio y que su pareja es el venezolano Ricardo Rodríguez.

Se ha hablado de sus retoques estéticos, ha aparecido alguna foto de sus vacaciones y poco más.

María es una tumba sobre su vida privada y realmente, lo más importante en su existencia es su trabajo. Por este motivo, acaba de trasladar su preocupación a su marido por la aparición de una persona que puede dar un vuelco definitivo en su vida. 

María Patiño descubre al hombre que puede cambiar su vida por completo

María Patiño sabe que el plató de Sálvame es un campo de minas en el que hay que ir con cuidado. La dirección del espacio tiene que aguantar la audiencia como sea y una de las fórmulas que mejores réditos proporcionan es jugar con los propios colaboradores del programa.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Telecinco

Así pues, acaban de anunciar un fichaje que va a traer muchas preocupaciones a María Patiño. Se trata de José Antonio Avilés, el extertuliano de Viva la vida que ha traído el caos a Sálvame, para desesperación de Patiño.

Así pues, es conocida la mala relación de la gallega y del cordobés. Se hizo una especie de 'prueba' a Avilés, de la que salió realmente mal parado. Unas fotos que supuestamente eran de Isabel Pantoja y se demostraron después falsas, fueron la gran exclusiva del colaborador.

Aquello permitió a Patiño y al resto del equipo saltarle a la yugular apelando a su falta de profesionalidad y a inventarse informaciones para obtener más minutos de televisión.

Ante tal engaño, ¿qué sería lo lógico? Alejarse de Avilés, para ofrecer rigor al programa. ¿Qué han hecho en Sálvame? Contratarlo de colaborador, para desesperación de Patiño.

José Antonio Avilés en el plató de Sálvame
María Patiño ve como su enemigo llega a su casa | Mediaset

"Jamás voy a poner en duda las decisiones que tome la dirección y lo único que deseo es que sume y no reste. A mí, no me va a manchar, eso te lo garantizo, y espero que no manche al programa", ha afirmado María.

Los consejos de María Patiño ante la llegada del nuevo rostro a Sálvame

"Yo sí que creo en este programa, estoy aquí porque quiero y sé que no voy a compadrear con él. No es una cuestión de rencor, a mi no me gusta que las personas se aprovechen de otras. A partir de ahí, tengo capacidad de trabajar con él", apunta.

Patiño ha aceptado con deportividad este golpe bajo de sus directores. Ya está acostumbrada a que el nivel de tensión permanezca alto, aunque Avilés puede acabar desquiciando al mismo Dalai Lama. 

María se ha explayado con el nuevo rumbo que va a coger Sálvame con esta nueva incorporación. "La televisión es un reflejo de lo que ocurre en la sociedad, hay de todo. En los trabajos y por la calle se encuentra gente buena, mala y regular, en la tele también la hay".

Ha lanzado, para terminar, un mensaje a los estudiantes de periodismo: "no dejéis de estudiar y haced las cosas bien, hacedme caso".