Lola, de ‘Supervivientes’, no aguanta más: ‘Mi cuerpo es una bomba de relojería’

La exsuperviviente se ha sincerado sobre los problemas físicos que atraviesa tras su paso por Honduras

Lola Mencía tocándose el pelo primer plano

Lola Mencía sigue arrastrando graves secuelas de su paso por Supervivientes 2021. Aunque el concurso finalizó hace ya más de un mes, a finales de julio, la experiencia en la isla le sigue pasando factura a día de hoy.

Tras casi cuatro meses de estancia en Honduras, los concursantes de la edición más larga de la historia del reality están teniendo problemas para volver a la normalidad.

Adaptarse nuevamente al mundo real después de vivir una experiencia muy exigente a nivel físico y mental ha supuesto un gran reto para todos.

Es el caso de Tom Brusse, que ha revelado tener dificultades para conciliar el sueño y disfrutar de la comida, además de problemas de estrés y ansiedad.

Sin embargo, también es el caso de Lola, aunque sus secuelas más graves han estado principalmente relacionadas con el aspecto físico y hormonal.

“He cambiado muchísimo, tanto psicológicamente como físicamente, mi cuerpo y mi mente están viviendo una transición brutal que yo no era consciente cuando salí de Honduras. El tema shock, lo que me está afectando sobre todo es en el físico. Estoy sufriendo un efecto rebote brutal”, empezaba explicando en su canal de mtmad.

El gran cambio hormonal que está experimentando Lola tras ‘Supervivientes’

En su último vídeo publicado en la plataforma de Mediaset, la que fuera concursante de La isla de las tentaciones ha querido sincerarse con sus seguidores.

Se ha abierto en canal para hablar de los cambios que está sufriendo en la actualidad y mostrar su preocupación por los problemas que está arrastrando desde su salida de Honduras.

“Quiero contar mi evolución porque la verdad es que está siendo muy complicada. He de decir que soy súper feliz en el tema mental. He tenido muchos problemas y Supervivientes me ha ayudado mucho”, comenzaba aclarando antes de entrar en materia.

Según ella misma ha explicado, su cuerpo está experimentando un complicado cambio hormonal como consecuencia de la ausencia de menstruación durante un período muy prolongado de tiempo. 

“Hace una semana que me bajo la regla por primera vez después de cinco meses. La última vez fue en marzo. Por lo tanto mi cuerpo era una bomba de relojería, de hormonas. He retenido muchos líquidos porque me bajó un día solo y luego se me cortó”, contaba la leonesa.

Fruto del estrés y las nuevas rutinas que tuvo en la isla, la extronista sufrió una alteración con la regla que le ha provocado algunos cambios físicos. Una situación que le ha generado una enorme preocupación a pesar de que los médicos han intentado tranquilizarla.

“Al no bajar bien la regla estoy teniendo más hormonas masculinas que femeninas, estoy generando mucha testosterona. Mis brazos se ven un poquito más grandes, me veo más ancha de hombros. Me han dicho que no me preocupe, que no pasa nada. En cuanto mi cuerpo se regule voy a volver a la normalidad”, aseguraba la exconcursante.

Lola, muy orgullosa de su evolución psicológica: ‘Me siento más madura’

Sin embargo, no todo han sido secuelas negativas, ya que su paso por la isla también ha tenido repercusiones muy positivas en su vida.

Tal y como ella misma ha confesado en su canal de mtmad, está muy orgullosa del cambio psicológico que ha experimentado en Honduras.

Tras dejar muchas inseguridades atrás y convertirse en una persona más independiente, Lola ha confesado sentirse más fuerte y estable a nivel mental.

“Psicológica y emocionalmente he crecido muchísimo, ahora soy menos dependiente de las personas, antes tenía muchísimo miedo a la soledad… Ahora me siento más madura en todos los sentidos”, aseguraba a sus seguidores mostrando la cara buena de la moneda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X