Julio Iglesias y Miranda

Julio Iglesias y Miranda asumen que su hijo se ha ido de casa porque no aguanta más

Julio y Miranda vuelven a España en verano

Julio Iglesias ha estado en España, su tierra, para pasar unas semanas de verano en su mansión de la Costa del Sol. Allí ha disfrutado del sol y la calma de su patria, esta que dejó ya hace años para instalarse al otro lado del Atlántico. 

Vuelve de vez en cuando, pero cada vez conserva menos amigos que le aprecian verdaderamente, más allá de por ser la estrella musical que es. Este mes de agosto, quién está en España es Miranda, la mujer de Julio.

Ella, junto a sus hijos, es la dueña de Las Cuatro Lunas, la finca familiar de Puerto Banús. Miranda, fiel a sus costumbres, veranea un año más en España, aunque discretamente y prácticamente sin dejarse ver por la zona más exclusiva de Marbella.

Primer plano de Julio Iglesias con rostro serio
Julio Iglesias siente devoción por sus hijos, pese a la distancia | Europa Press

Según publica Vanitatis, Julio Iglesias no tiene propiedades ni empresas en España. Miranda es la titular de todos los bienes que el artista conserva en España y como tal, ejerce de 'jefa', tanto en la organización de la finca, como en la familia.

Miranda, fiel a su estilo austero y nada chillón, viaja en avión privado y es feliz reuniendo a sus hijos en la Las Cuatro Lunas. En estos momentos, Ella y los cinco hijos que tuvo con Julio ya están en Marbella. No así el cantante, que estuvo el mes pasado y se desplazó a París, para después seguir viajando sin rumbo conocido.

Pese a que ahora están todos juntos, no es así en otras épocas del año. Uno de los hijos de Miranda y Julio Iglesias, Rodrigo, tiene vida propia y alejada de su familia. 

Rodrigo, el hijo de Julio Iglesias, que pasa largas temporadas en España

Rodrigo Iglesias es el segundo hijo de Julio y Miranda. Tiene cuatro hermanos mayores (Chábeli, Julio José, Enrique y Miguel Alejandro) y tres hermanos menores. Este 2022 ha cumplido 23 años y quiere ser músico, como su padre. 

No obstante, la sombra del artista es claramente alargada y triunfar en la música, siendo hijo de Julio y hermano de Enrique, cuesta bastante. Rodrigo está afincado en Miami, pero pasa largas temporadas alejado del domicilio familiar.

Es la manera que tiene de desconectar de la presión de ser hijo de quien es y de poder encontrar su sitio en el mundo. Pasa largas temporadas en España, precisamente en la mansión vacacional de Marbella. Enamorado de España y de su gastronomía, no le gusta el protagonismo mediático y sigue fiel a la discreción que ha impuesto su madre a toda la familia.

Rodrigo admira a su padre

Rodrigo tiene redes sociales, pero no se prodiga demasiado en ellas. Cuenta únicamente con cinco mil seguidores y en ellas hay una decena de fotos antiguas, donde da cuenta de sus aficiones.

Así, a Rodrigo le gusta salir en moto o tocar la guitarra, aficiones propias de alguien de su edad. En general, hay muy pocas imágenes de él o de sus hermanos menores. Tener a un padre tan conocido ha provocado precisamente el efecto contrario en la familia: optan por la discreción total. 

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

En una de las pocas entrevistas que ha concedido, confesaba admirar mucho a su padre, con quien comparte también la pasión por el deporte. Cuando está en España, pasa la mayor parte de su tiempo en la finca, disfrutando de sus vastos jardines y del clima mediterráneo. Según El Mundo, algunas veces también se le ve en los restaurantes más exclusivos de la zona, disfrutando de una buena comida. 

Tanto Rodrigo como el resto de su familia no tienen que preocuparse demasiado por trabajar, si no les apetece. El patrimonio de Julio está valorado en unos 800 millones de euros, lo que permite a toda su descendencia vivir cómodamente, disfrutando de sus hobbies o aficiones.