Montaje del rey emérito Juan Carlos y Letizia enfadados y mirándose

Juan Carlos investiga a Letizia y descubre lo último que ha hecho con su exmarido

El exmarido de Letizia ha salido a la luz y lo ha contado todo

En los últimos años, se ha hablado mucho de Juan Carlos I. De su vida, de sus aficiones, de sus cuentas bancarias en el extranjero y de sus tremendas meteduras de pata. Sin embargo, estos últimos días, el que fuera rey de España se ha convertido en protagonista debido al funeral de la reina Isabel II.

En un principio, se creía que el rey emérito no aceptaría la invitación. Sin embargo y contra todo pronóstico, apareció en Londres y se sentó al lado de su hijo, el rey Felipe. Esto, como era de esperar, ha sido una revolución en España.

Desde Moncloa, no querían que este momento llegara a producirse, pero todo intento de que padre e hijo no coincidieran fue en vano. Ahora, don Juan Carlos I es protagonista de nuevo, pero esta vez con la reina Letizia de por medio.

La mala relación entre el rey emérito y la reina Letizia

Después de que Buckingham no aceptara las condiciones de los reyes de España, la fotografía de padre e hijo se convirtió en viral. No solo eso, sino que el momento en el que velaban a la reina de Inglaterra también fue grabado.

En ese momento, la reina Letizia cobró más protagonismo que nunca. Y es que su rostro serio y los gestos de desprecio que tuvo hacia don Juan Carlos se hicieron de notar. Siempre se había hablado de la mala relación entre suegro y nuera, pero nunca se había mostrado tan explícitamente.

Los reyes eméritos, Juan Carlos I y Sofía, sentados junto a los actuales reyes de España, Felipe VI y Letizia, en el funeral de Isabel II
Juan Carlos I y Sofía, sentados junto a los reyes de España, Felipe VI y Letizia, en el funeral de Isabel II | La 1

Desde entonces, no hay día que no se hable de la mala relación que mantiene Letizia con don Juan Carlos I y la reina Sofía. Al parecer, la que fuera periodista no soporta las actitudes que durante años ha tenido el que fuera rey de España.

Motivo más que suficiente para que, en cualquier acto, evite a toda costa coincidir con él. Desde Moncloa, intentan que este tema quede en un segundo plano, haciendo más protagonista que nunca al rey Felipe VI y a sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Juan Carlos I investiga a Letizia

Aun con todos los intentos posibles, el foco no ha dejado de lado a Letizia. Aunque la reina de España ya está en el país y continúe con la agenda, se sigue hablando de su mala relación con Juan Carlos I.

De hecho, esta vez, la peor parada ha sido la reina Letizia. Hace unas horas, se hacía oficial la publicación del libro de su exmarido. Una autobiografía en la que Alonso Guerrero ha narrado con sentimientos como fue tener una relación con la actual reina de España.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

El escritor, muy celoso de su vida privada, presentó el libro evadiendo todo tipo de preguntas que pudieran perjudicar a Letizia. Aseguró que con ella no tiene ninguna relación, pero reconoce que la que fuera periodista, sí ha leído su libro.

El lado oscuro del exmarido de Letizia

El interés que Alonso crea en la prensa del corazón es infinita. Por eso, el escritor se anduvo con pies de plomo en su presentación, a sabiendas de que lo que dijera se iba a convertir en noticia.

Afortunadamente, aunque ha escrito un libro contando sus sentimientos durante su relación con Letizia, Alonso supo muy bien cómo evadir las preguntas más delicadas.

Letizia Ortiz seria primer plano
Letizia no ha ocultado su preocupación | GTRES

“He sufrido mucho con la presión mediática, es lo que cuento en el libro. He sentido presión por todas partes y he conseguido un anonimato durante años que, ahora, con la publicación del libro, he vuelto a perder. Pero la presión está ahí y yo creo que siempre estará”, explicaba.

Aprovechando el momento, Alonso no ha dejado pasar la oportunidad de confesar que, para la publicación de su libro, tuvo bastantes problemas. “Hubo puertas cerradas, pero no puedo hablar de eso. Siempre hay censuras y autocensuras, pero de puertas adentro de las editoriales no puedo hablar.”, confesaba.

¿Cómo le habrán sentado estas declaraciones a la reina Letizia? Es evidente que la publicación de este libro no le ha venido nada bien.