El actor José Coronado, a su llegada a la alfombra verde de la gala del cine español, en la 66ª edición de la Seminci

José Coronado y la adicción que puede empeorar su delicado estado de salud

Coronado había sufrido un infarto en 2017

José Coronado puede considerarse todo un afortunado. Puede presumir de que la vida le sonríe. Triunfa en el cine y en la televisión con todos los proyectos y tampoco le va mal la cosa en el amor.

Desde hace unos meses mantiene una relación sentimental con Irene López, que había sido su compañera en el reparto de Entrevías. El próximo 14 de agosto cumplirá 65 años, en pleno rodaje de Verano en rojo, aunque con una asignatura pendiente.

Aunque trató de apartarlo de su vida, Coronado aún conserva una adicción que puede llegar a suponer todo un problema para su estado de salud. Continúa fumando pese a las advertencias de los médicos. No hay que olvidar que sufrió en 2017 un infarto.

Se trata de un hábito que le cuesta mucho eliminar. Es consciente del enorme daño que le puede causar, pero, por ahora, lo mantiene.

En la actualidad, el actor puede presumir de estar atravesando por uno de los mejores instantes de su carrera. Parece que todo lo que toca lo convierte en oro. En la pequeña pantalla ha triunfado con la mayoría de sus series.

Las más recientes, Entrevías, El Príncipe, Vivir sin permiso o El inocente. Alcanza prácticamente la edad de jubilación en un estado de forma envidiable. No parece que nadie lo vaya a retirar.

José Coronado en la Gala del cine español de la 66ª edición de la Seminci
José Coronado es uno de los actores más reconocidos del cine español. | Europa Press

Este verano se encuentra rodando Verano en rojo, un film de la realizadora catalana Belén Macías. Tiene como localizaciones Madrid y Pamplona. El peso del argumento recaerá sobre él y Marta Nieto. 

El trabajo no le falta y eso es algo de agradecer, sobre todo a ciertas edades. Siguen contando con él y aún le queda cuerda para rato.

José Coronado ve como la salud le da una pequeña tregua, pero tampoco olvida lo que le sucedió hace cinco años. En una entrevistas en El País contaba en 2017 que antes del infarto fumaba "como un carretero" y comía de todo. En aquella conversación adelantaba sus intenciones de dejar el tabaco.

Afirmaba que "lo estoy dejando", pero en la actualidad todavía se le puede ver con el cigarrillo en la boca. Al parecer, todo se quedó en un simple propósito, o es que pudo haber por el camino algún tipo de recaída.

A raíz de aquel episodio sufrió un momento muy complicado. "Después de que me diese, tuve meses de miedos tremendos. Caí también en una depresión, algo común en la gente que sufre un infarto", apuntó a El Mundo.

José Coronado en la novena edición de los Premios Platino del cine iberoamericano
Por mucho que lo intentó, Coronado no consigue eliminar el tabaco de su vida. | Europa Press

Aquello le ayudó mucho, sobre todo a "priorizar" y a "relativizar" las cosas. Explicaba que "antes, si salía algo mal me llevaban los demonios. Ahora pienso que no estoy operando a vida o muerte, soy un puto cómico", señalaba en el diario.

José Coronado, ante su año más ilusionante

José Coronado cuenta con una trayectoria profesional envidiable. A lo largo de este año se le ha visto en infinidad de producciones. Entre ellas, Historias para no contar, Entrevías, La chica de la nieve o What about love.

También dispone de unos cuantos títulos en las plataformas televisivas, como Secuestro, Contratiempo, Tu hijo o Cien años de perdón. 2022 puede considerarse uno de los más especiales para él.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Televisión

En lo sentimental, hace unos días la revista Diez Minutos lo sacaba en portada con su chica. Aseguraban que después de varios meses de relación habían afianzado su romance.

José Coronado estuvo casado con Paola Dominguín, con la que tuvo a su hijo Nicolás. Durante un tiempo también salió con Mónica Molina, la madre de su hija Candela. Ahora disfruta de la vida al lado de Irene López.