Isabel Preysler, seria y cabizbaja dentro de un coche

Isabel Preysler reaparece sola y triste después de confirmarse lo de Vargas Llosa

Preysler, captada por las cámaras cuando no lo esperaba

Isabel Preysler es la reina del saber estar. La celebrity está en la agenda de los personajes más famosos e influyentes de España y su presencia en un evento cotiza muy al alza.

Preysler no se prodiga en eventos públicos y celebraciones. Sabe que vale su peso en oro y selecciona muy bien dónde y cuando aparecer y dejarse fotografiar. Siempre del lado derecho, que es su lado bueno.

Isabel Preylser tiene esta semana motivos para estar radiante y feliz. Su hija Tamara acaba de anunciar compromiso con su novio y en la familia están todos muy contentos por este motivo. Isabel estaba al tanto de los planes de su hija y ya se ha puesto manos a la obra en pensar en los detalles de tan fastuosa celebración.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

Sin embargo, en su agenda para estos días figuraba un evento a los que muy pocos pueden acceder. Isabel estaba invitada al cumpleaños de la princesa Ira Von Fürstenberg.

La princesa nacida en Roma lleva afincada en España muchísimos años. Además de su tratamiento real, es actriz, mecenas y diseñadora, una de las grandes. Para celebrar que ha cumplido 82 años, dio una fiesta en el Palacio de Liria, la residencia oficial de la Casa de Alba, en Madrid.

Hasta allí se desplazó Isabel Preysler, donde coincidió con otros VIP como Eugenia Martínez de Irujo, Jaime de Marichalar o Carmen Martínez Bordiú. Todos los invitados iban vestidos de gala: ellas con vestidos de etiqueta, ellos con esmoquin.

Sin embargo, algo llamó la atención de los presentes e Isabel no pudo ocultarlo.

Isabel Preysler primer plano
Isabel Preysler, siempre elegante | EuropaPress

Isabel Preylser acude al evento sin Mario Vargas Llosa

Isabel Preylser y Mario Vargas Llosa forman una pareja muy sólida, que se ha encontrado en la madurez. Eso significa que el amor pasa por la comprensión y aceptación de dos vidas ya hechas y por el respeto de espacios y tiempos de cada uno. 

Hace ya un tiempo saltaron los rumores de que la pareja se había separado y de que Vargas Llosa no dormía en la casa familiar. Luego se aclaró que en realidad, mantiene su piso de Madrid, donde tienen sus libros y donde se concentra mejor para escribir. Recientemente la pareja ha estado junta en Marbella, en un balneario en el que han recibido tratamientos de salud y belleza.

Isabel Preylser y Mario Vargas Llosa
Isabel Preylser y Mario Vargas Llosa, este verano en Marbella | GTRES

Se esperaba que Isabel acudiera a este esperado cumpleaños acompañado de Mario Vargas Llosa, pero lo ha hecho sola. 

Además, la prensa que ha estado siguiendo de cerca toda la celebración, aseguran que ha entrado sola, algo cabizbaja y con el semblante triste. Seguramente esperaba que su pareja pudiera acompañarla, pues en un evento de estas características, Mario Vargas Llosa también se hubiese encontrado como en casa. Él, culto y educado, puede dar conversación a cualquiera de las celebrities que se reunían al evento.

Isabel ha estado en todo momento correcta y elegante. Sin embargo, también a la salida se la ha visto algo seria y triste. Le ha faltado Mario, cuyos motivos para no asistir al evento, no han trascendido.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, ilusionados con la boda

Isabel Preylser ha evitado hacer ningún tipo de declaración a los periodistas que la esperaban en la puerta. Lógicamente, le preguntaban por la boda del año, la de su hija Tamara. Ha sido esta la que ha asegurado que Isabel está "feliz y contenta" con la noticia.

Ella no ha hecho ademán de decir nada, pese a que su hija sí ha mostrado mucha felicidad y muestra el espectacular anillo de pedida a quien se lo pide. Quien sabe si, siguiendo el dicho de que de una boda sale otra boda, Isabel y Mario seguirán los pasos de Tamara.