Primer plano de Isabel Preysler con rostro preocupado y serio.

Isabel Preysler, inquieta al saber qué está haciendo él después de romper y huir

Preysler sigue con atención la separación

Isabel Preysler puede presumir de que su historia de amor funciona de maravilla. Al lado de Mario Vargas Llosa ha encontrado una gran estabilidad. Pero no pueden decir lo mismo otras personas de su entorno.

Esther Doña, viuda de Carlos Falcó, el hombre con el que estuvo casada la socialité, anunciaba hace unos días que iba a casarse. Sin embargo, al cabo de unas horas, la pareja anunciaba la ruptura por sorpresa sin dar demasiadas explicaciones.

Preysler siente que todo esto le toca de cerca. Pero desconoce los motivos reales por los que se produjo el distanciamiento. Al parecer, Santiago Pedraz contó que la malagueña había traspasado ciertas "líneas rojas", lo que impediría cualquier intento de reconciliación.

Se muestra muy molesto por la situación, sobre todo por la apuesta tan decidida que había hecho por esta relación. Doña no se ha tomado nada bien esta postura y ha optado por dejar de seguirle en las redes sociales. Todo esto ocurría solo unos días después de que se declarasen en público su amor.

No quiere saber nada de sus movimientos en estas plataformas y pretende marcar una cierta distancia. Eso sí, por ahora no ha borrado ninguna de las fotos que tiene con él. La ilusión y la felicidad se tornó en decepción en muy poco tiempo.

Foto de Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa riendo juntos
Isabel Preysler es feliz al lado de su pareja. | GTRES

Entre ellos todo fue demasiado rápido. El juez tan solo necesitó un año de relación para pedirle matrimonio. Pero no contaba con que todo saltaría por los aires unos días después.

En un primer momento, ella pensaba que se trataba de un simple enfado que se pasaría. Pero Pedraz es tajante y le cierra las puertas a cualquier intento de reconciliación. La única decisión que ha tomado la malagueña ha sido dejar de seguirle en Instagram.

Isabel Preysler comprobaba con asombro la decisión tan radical que tomaba la pareja. En marzo de 2020 fallecía el Marqués de Griñón, el hombre que las unía. No fue hasta pasados unos meses cuando ella rehizo su vida.

El magistrado y ella se conocían desde hace tiempo, pero no empezaron a salir hasta el verano del año pasado. Cuando se cumplía un año de su romance, se produce también la ruptura tan sonada que no ha pasado desapercibida para las revistas.

Esther Doña asegura que le tiene mucho cariño, aunque sus últimos comportamientos demuestren que no desea saber nada de su ex. Incluso la amistad puede darse por descartada. Solo quedan unas cuantas fotos y declaraciones de amor en las redes sociales.

Esther Doña junto a Santiago Pedraz en una imagen de archivo
Esther Doña y Santiago Pedraz han roto y Preysler ya lo sabría. | Europa Press

En algunos de sus post hablaba de Santiago como del compañero ideal. "Decirte que todos los días doy gracias a la vida por haberte puesto en mi camino. Y por amarme de la manera tan bonita en que lo haces", escribía.

Isabel Preysler se relaja con su pareja

Isabel Preysler y Vargas Llosa, por su parte, mantienen una relación muy especial. Hace unos meses se especuló con que pudieran estar atravesando un pequeño bache, pero desde su entorno se encargaron de desmentirlo. 

Antes de la pandemia solían escoger para sus vacaciones paraísos perdidos en Lima, Indonesia o Filipinas. En esta ocasión han optado por algo más sencillo como acudir a la clínica Buchinger, que es toda una tradición para el escritor. Allí acudía con su exesposa y lo sigue haciendo con la socialité.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

Aprovechan la estancia allí para realizar una dieta detox y hacer una limpieza del organismo. Aunque ninguno de los dos necesite perder peso, ya se preparan para el otoño. Eso sí, en Vanitatis aseguran que no han sido demasiado estrictos, ya que se les vio salir a cenar a casas de amigos.

Isabel Preysler optó este verano por moverse lo menos posible. Fueron unas vacaciones discretas y muy sanas.