Primer plano de Irene Urdangarin de Borbón con rostro serio

Irene Urdangarin se rompe tras ver la imagen en el entierro que nadie esperaba

Irene Urdangarin, rota de dolor por la muerte de un amigo muy querido por la Familia Real

No cabe duda de que para Irene Urdangarin  este año ha sido especialmente demoledor. En primer lugar, tuvo que afrontar la repentina separación de sus padres, la Infanta Cristina, e Iñaki Urdangarin. Después tuvo que ver cómo esta noticia salió a la luz cuando se descubrió que el vasco mantenía una relación con otra mujer, Ainhoa Armentia.

A partir de entonces, la joven no pudo soportar la traición de su padre, de modo que, como confesaron algunos, "no podía ni verle". No obstante, finalmente la relación entre ellos dos volvió a ser la misma. De hecho, se demostró que fue así porque la sobrina del rey Felipe VI no dudó en pasar unos días de playa al lado de su progenitor y hermanos.

No obstante, ahora, que parecía que la situación volvía a la normalidad, Irene Urdangarin ha visto que un nuevo varapalo se ha sumado en su vida cuando menos lo esperaba.

Infante Cristina de Borbon, Miguel Urdangarin, Irene Urdangarin, Juan Valentin Urdangarin en el Hospital Quiron de Pozuelo de Alarcon, Madrid el lunes 26 de agosto de 2019.
Después de pasar unos meses tranquila, la joven ha vuelto a atravesar un complicado momento | GTRES

Irene Urdangarin llora la muerte de una persona muy querida

Sin duda alguna,  Irene Urdangarin ha sido consciente de que la relación entre sus padres ha sido complicada por todo lo que ha sucedido a lo largo de los meses. Pero, a pesar de ello, el exmatrimonio ha conseguido mantener una relación cordial por el bien de sus cuatro hijos en común.

De hecho, tanto la Infanta Cristina como el exjugador de balonmano no dudaron en pasar unos días de verano junto a sus hijos en Bidart. Allí se reencontraron públicamente por primera vez tras la polémica que surgió por la relación amorosa de Iñaki Urdangarin con Ainhoa, cuando todavía este seguía casado con la madre de su hija.

No obstante, después de pasar un verano de lo más anormal para ellos dos, nuevamente, se han tenido que ver las caras en terribles circunstancias. Y es que el pasado domingo 4 de septiembre, la expareja acudió al funeral de Eduardo Roldán en la Catedral de Jaca (Huesca).

El vasco falleció el pasado viernes en la Clínica Universitaria de Navarra a la edad de 83 años a causa de unos problemas que tenía en la cadera. Hace unos días, el rey Felipe VI acudió al tanatorio para acompañar a la familia en estos duros momentos. 

Como no podía ser de otra manera, los padres de Irene Urdangarin tampoco dudaron en darle el último adiós al que fue su amigo. Eso sí, no estuvieron solos porque también fueron acompañados por dos de sus hijos, Pablo y Miguel. Además, la Infanta Elena también acudió a despedirse del exdirector y gerente de la estación de Candanchú.

Tal y como se puede observar en las imágenes publicadas por Heraldo de Aragón, la expareja no podía evitar emocionarse en el entierro. Eso sí, manteniendo cierta distancia entre ellos dos. Asimismo, durante la salida del coche fúnebre de la catedral, las dos infantas acompañadas de Pablo y Miguel Urdangarin permanecían en primera fila, mientras que el vasco se mantenía en segundo plano.

Por otra parte, la Familia Real ha enviado tres coronas de flores al tanatorio. La primera en nombre de los tíos de Irene Urdangarin, el rey Felipe VI y Letizia. La otra en nombre de los abuelos de la joven y, la última, bajo el sello de su madre y tía, la Infanta Elena.

Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin
El exmatrimonio no ha dudado en acudir al funeral para despedir a Roldán | GTRES

Desde luego, no cabe duda de que esta noticia ha sido un duro golpe para la familia, dado que cada uno de los miembros mantenía una larga amistad con el fallecido. Una relación estrecha que se consolidó por la pasión que sentían todos por el esquí, deporte del que Eduardo Roldán era maestro.

El motivo de la ausencia de Irene Urdangarin

Por parte de Irene Urdangarin, lo cierto es que la joven no ha podido asistir al funeral del que fue amigo de la familia por un claro motivo. Y es que se encuentra en Ginebra, donde reside, porque está a punto de empezar el curso escolar.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

Al igual que su prima, Leonor, la joven estudia en uno de los colegios más elitistas del país: el International School of Geneva. Desde luego que es así porque la educación en este centro cuesta alrededor de 30 mil euros por año. 

Así que, la vuelta a la rutina, ha impedido que Irene Urdangarin esté al lado de sus padres, hermanos y tía, en un momento tan delicado para ellos.