Primer plano de Irene Urdangarin de Borbón con rostro serio

Irene Urdangarin ya no oculta la boda que pone patas arriba a su familia

Irene Urdangarin tiene asumida la nueva situación en casa

Irene Urdangarin empieza a asimilar poco a poco la ruptura de sus padres. El verano resultó de lo más extraño para la joven, que se vio obligada a compartir tiempo con los dos por separado. En cualquier caso, ha tratado de aprovechar al máximo las vacaciones, consciente de que una vez iniciado el curso resultará más complicado volar a España.

La que parece estar recuperada ya de la separación es la infanta Cristina. Este pasado fin de semana acudió junto a su hermana a un enlace a Portugal. En territorio luso pasaron totalmente desapercibidas, hospedándose en la casa de campo de unos amigos.

La madre de Irene ha conseguido recuperar la sonrisa. Ya da por enterrada la relación con el padre de sus hijos y quiere pasar página lo antes posible. Eso sí, por el bien de la familia procura mantener una relación cordial con él e incluso correría con los gastos de los viajes que ha tenido últimamente el exjugador.

Una decisión que no gustó del todo al rey emérito, que le solicitó que le cortará el grifo. A partir de ahora, ningún tipo de ayuda económica, le reclamó. En cualquier caso, ella seguirá colaborando con su exmarido, pensando siempre en el bienestar de los chicos.

Nada más romperse la relación, la hermana del rey vivió unas semanas muy duras. Le costó mucho asumir la ruptura, sobre todo tras la publicación de unas imágenes de Iñaki con otra mujer. Aquello supuso un duro golpe con el que no contaba.

Infante Cristina de Borbon, Miguel Urdangarin, Irene Urdangarin, Juan Valentin Urdangarin en el Hospital Quiron de Pozuelo de Alarcon, Madrid el lunes 26 de agosto de 2019.
Irene Urdangarin ha sido el gran apoyo de su madre. | GTRES

Pero con el paso de los meses se ha reencontrado consigo misma. Ha intensificado su vida social y se muestra más preocupada por su aspecto físico. El último evento al que ha asistido es a esta ceremonia.

Irene Urdangarin respiraba tranquila. No quiere oír hablar de enlaces ni de pedidas de mano. Sospecha que en cualquier momento su padre pueda dar el paso con Ainhoa Armentia.

De momento, tendrá que conformarse con la de la aristócrata belga-española Carla Velge con Antonio Velho, recoge OkDiario. La novia es la hija de una buena amiga de la infancia de las dos infantas. De hecho, Elena fue una de las testigos de la boda.

La relación con el resto de miembros de la familia también es excelente, como se comprobó durante el banquete. Estuvieron sentadas junto a la abuela de la chica, Carmen Fernández Araoz de Marañón, íntima amiga del emérito.

Montaje con las caras de Irene Urdangarin e Iñaki Urdangarin
Una posible boda de Iñaki con su novia molestaría mucho a Irene. | La Noticia Digital

Las dos hermanas llegaron a Portugal el pasado viernes. Durante el fin de semana disfrutaron de la fiesta, pero también hubo tiempo para la desconexión. Sobre todo la exduquesa de Palma, que venía de atravesar por una época muy exigente, marcada por la gran presión mediática.

Irene Urdangarin comprueba el acercamiento

Irene Urdangarin estaría encantada con que sus padres volvieran a estar juntos. Pero esa opción, ahora mismo, resulta un tanto descabellada. Eso sí, se les está viendo unidos en distintas situaciones.

Hace unas semanas acudieron a la despedida de un amigo fallecido en Jaca. Previamente ya habían hecho una escapada con sus hijos a Bidart. Eso sí, en público apenas se dirigen la palabra.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

El que fuera jugador de balonmano se encuentra cada vez más enamorado de su nueva novia. Han disfrutado de algún viaje juntos durante el verano, pero han tratado de esquivar a la prensa. Ella ha hecho todo lo posible por alejarse de la primera línea mediática para evitar hacerle más daño a su gente.

Irene Urdangarin, mientras tanto, se prepara para iniciar un nuevo curso académico en Ginebra. Allí reside con su madre, pero ya estarían contemplando la posibilidad de venirse a España.