Irene Rosales con el pelo algo recogido y el micrófono puesto

Irene Rosales confirma sus sospechas sobre el embarazo y el padre del bebé se marcha

Irene siempre ha sabido lo que pasaba en su familia

Irene Rosales nunca se ha sentido cómoda siendo el centro de atención, pero forma parte de una de las familias más importantes del momento. Su prima Anabel Pantoja está en el punto de mira y cualquier periodista haría lo que fuera necesario para conocer la verdad. Hay quien dice que la influencer quiere comprarse una casa en Madrid y quedarse embarazada, pero sus actos dicen lo contrario.

Irene Rosales se quedó realmente sorprendida cuando salió a la luz los supuestos planes de la colaboradora de Sálvame. El programa Socialité habló con el entorno y aseguró que estaba deseando tener “un niño con acento andaluz”, de hecho dieron una fecha. Según el citado medio, iba a tardar como máximo dos años en dar a luz, pues tenía muchas ganas de ser madre.

Anabel Pantoja y Yulen en la gala final de Supervivientes 2022
Irene Rosales prefiere no hablar de la pareja | España Diario

Irene ha confirmado lo que sospechó desde el primer momento: Anabel tiene otros planes y el embarazo tendrá que esperar bastante tiempo. El padre del futuro crío se ha marchado a Nueva York, eso sí, lo ha hecho acompañado de la sobrina de Pantoja. Se han propuesto recorrer el mundo juntos y ella tenía muchas ganas de regresar a Estados Unidos.

Irene ha tomado una decisión para protegerse de sus rivales: no va a pronunciarse porque sabe que es fácil que cometa algún error. Lo único que quiere es el bienestar para su familia, nunca ha contribuido a la guerra del clan y seguirá sin hacerlo. Nadie sabe con exactitud cómo se lleva Kiko Rivera con su prima y la andaluza no está dispuesta a despejar las dudas.

Rosales ha descubierto, gracias a una información aportada en Ya es Verano, que el padre del futuro hijo de Anabel ha hecho las maletas. Esta vez ha viajado al lado de ella y de otros amigos, están muy ilusionados y no quieren que su historia termine nunca. Kiko Matamoros asegura que terminarán asentándose en Madrid, pero el entorno prefiere no confirmar la noticia.

Irene Rosales sabe que el amor es puro y real

Irene tiene claro que lo que Anabel siente por sus hijas es sincero, se refiere a ellas como “mis sobrinas” y les visita con frecuencia. La mujer de DJ sabe que su prima sería una madre estupenda, pero siempre ha sospechado que no estaba preparada. El último viaje que ha realizado no ha hecho más que darle la razón: todavía no ha llegado su momento.

Irene Rosales seria de perfil
Irene Rosales tiene muy buena fama dentro de la profesión | Telecinco

La tertuliana de Sálvame se niega a volver al trabajo, tiene muchos asuntos pendientes y prefiere disfrutar de su amor por Yulen Pereira. Sabe que es el hombre de su vida, el padre de sus hijos y la persona con la que quiere compartir lo que está viviendo. En Telecinco han hablado con un experto en redes sociales que ha hecho un anuncio importante.

La de Sevilla podría estar ganando 40.000 euros al mes gracias a su Instagram, por eso no necesita volver al programa de Jorge Javier. Es posible que termine dando el paso, pero antes quiere sanar sus heridas y estar convencida de que es una mujer fuerte. Debe enfrentarse a asuntos muy importantes y necesita estar preparada para dar cualquier respuesta.

Irene Rosales tiene claro cómo va a comportarse

Irene tiene a la prensa pisándole los talones, pues todos los reporteros quieren saber su opinión sobre Yulen Pereira. No dirá nada comprometido, de hecho nadie sabe con exactitud si ha tenido oportunidad de conocer al deportista. El joven pasa mucho tiempo viajando y es posible que todavía no se haya reunido con la familia de su nueva novia.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

Rosales tiene bastante con proteger a su marido, quien está en boca de todos desde que Isa Pantoja le convirtió en su gran rival. Los hermanos están enfrentados e Isa ha ganado la batalla, tiene bastante más apoyo que el DJ. Kiko ha optado por retirarse hasta que su imagen sea más fuerte, pues no está en condiciones de dar ninguna respuesta.