Lolita Flores y Guillermo Furiase

Guillermo Furiase, el padre de los hijos de Lolita que ya no oculta su secreto

Guillermo Furiase, el exmarido de Lolita, no esconde su situación

Guillermo Furiase es conocido en nuestro país por haber sido el marido de Lolita. Con ella estuvo casado 12 años y fruto de este matrimonio nacieron dos hijos: Elena Furiase, de 34 años, y Guillermo, de 29 años. Y ahora sabemos algo más del argentino, conocemos un secreto: ha optado por completo por llevar una vida absolutamente anónima.

Él, después de haber vivido un complicado episodio profesional con su primogénita y tras sufrir un grave revés de salud, ha querido alejarse de todo. Ha preferido disfrutar de un día a día sin cámaras delante y sin el seguimiento constante de la prensa.

Guillermo Furiase y los datos más singulares de su vida al lado de Lolita

El que fuera yerno de 'La Faraona' entró en la vida del clan para quedarse en la década de los años 80. Lo hizo cuando conoció a la hija mayor de la artista e iniciaron un romance que acabaría en boda en 1983. Una boda de las más sonadas de nuestro país que generó un auténtico caos y que ha pasado a ser un hito dentro de la prensa del corazón.

Desde aquel momento, Guillermo y su mujer se hicieron protagonistas absolutos de los medios por su matrimonio, copando numerosas portadas.

Pero él también logró popularidad al convertirse, de igual modo, en el representante de su cuñado, Antonio Flores. Exactamente, fue el mánager del compositor y cantante hasta el año de su muerte, 1995.

Un año aquel que fue un verdadero horror para Furiase y para toda la familia Flores. Y es que no solo se produjo el fallecimiento de la matriarca y, 15 días después, el de su hijo. También se produjo la separación de él y Lolita, que lo llevó a decidir marcharse a su tierra natal durante una temporada.

Se fue porque afirmó no encontrarse bien ni física ni mentalmente y porque necesitaba llorar por todo lo que estaba ocurriendo. Necesitaba hacerlo lejos de la que había su mujer, que requería espacio para afrontar la situación.

Lolita Flores, llorando en Telecinco.
Guillermo Furiase y Lolita vivieron varias desgracias de golpe | Telecinco

A pesar de todo, el tiempo curó las heridas y Guillermo decidió retomar después su carrera como representante. Se convirtió en la persona encargada de dirigir la trayectoria profesional de su hija como actriz, a la que consiguió interesantes proyectos. Sin embargo, él quedó en el punto de mira cuando Elena tuvo serios problemas de salud que le hicieron frenar e incluso rechazar papeles importantes.

Guillermo Furiase con su hija Elena
Guillermo Furiase fue el representante de su hija y esta situación lo puso en el punto de mira | GTRES

En aquel momento, se habló de que ella sufría miedo escénico e incluso de que tenía demasiada presión. No obstante, todo se debió a que descuidó notablemente su salud y se vio en la necesidad de parar y dedicarse tiempo a ella.

Esta situación parece que menoscabó en cierta medida la relación profesional de padre e hija. De ahí que en 2011 ambos decidieron romper la misma, para así poder mantener en perfecto estado sus lazos personales.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

Guillermo Furiase decide cambiar de vida

El exmarido de Lolita fue noticia por dejar de llevar la carrera de Elena y también por un serio problema de salud que sufrió poco después. En concreto, fue en 2015 cuando fue víctima de un infarto cerebral, que hizo que tuviera que afrontar muchos meses de recuperación. Meses en los que contó con el respaldo de sus dos hijos e incluso de la cantante.

Tras todos estos contratiempos, Guillermo tuvo algo claro y es que quería llevar una vida anónima lo más tranquila posible y lo está logrando. Ya nada sabemos de él, salvo que está centrado en sus hobbies y en disfrutar al máximo de sus nietos, Noah y Nala. La última vez que lo vimos fue en la boda de su primogénita, en la que ejerció como padrino.