Fidel Albiac serio plano medio

Fidel Albiac descubre cuánta audiencia ha hecho lo último de Rociíto y entiende todo

Fidel está expectante por lo que pase con el gran proyecto familiar

Fidel Albiac sigue con el sambenito de ser la mano que mece la cuna de todo lo relacionado con Rociíto. El abogado que ha sido el gran y (prácticamente) único apoyo de Rocío Carrasco desde que se conocieron, tiene fama de controlador y de estar detrás de ella casi siempre.

Fidel no ha abandonado a su mujer en ningún momento durante la larga travesía del desierto familiar que ella ha vivido. En esta nueva etapa, en la que ella ha resurgido de sus propias cenizas con una fuerza inusitada, Fidel también ha estado apoyándola.

Documentales contando las intimidades familiares, conciertos de homenaje a Rocío Jurado o la inauguración del museo en Chipiona, Fidel ha sido testigo directo de todo.

Es más, él se ha ocupado personalmente de muchos aspectos logísticos y organizativos de tales eventos públicos y mediáticos. En este sentido, sí es cierto que Fidel siempre está detrás de su mujer, consciente de su importancia y de su papel. Es bastante alérgico a la popularidad y a la fama, prefiere demostrar su eficacia y sus dotes persuasivas desde detrás. 

Sin embargo, con todo lo que se está conociendo a través de los documentales familiares de Rociíto, Fidel no es tan malo como lo pintan. Fue uno de los grandes apoyos de Rocío Jurado durante sus últimos meses. También intercedió por la paz familiar tras los primeros años de guerra entre su mujer y la familia de esta e intermedió para avanzar en el tema del museo.

Rocío Carrasco y Fidel Albiac en la inauguración del Museo de Rocío Jurado
Fidel Albiac, el apoyo silencioso | Europa Press

Ahora Fidel está muy pendiente de los datos que pueden arruinar o coronar a su mujer y, por extensión, a él mismo.

Fidel Albiac recibe buenas noticias

Fidel Albiac está bastante preocupado por los datos de audiencia que está cosechando En el nombre de Rocío. Él ha sido uno de los artífices de este proyecto que dinamita para siempre las relaciones familiares. 

Si algo ha demostrado el documental es que Rociíto tiene voz propia y que ella se sobra y se basta para poner los puntos sobre las íes. Los resultados de una de las apuestas estrella de Telecinco para esta temporada han sido más bien discretos.

Así pues, el arranque del documental firmó un buen dato, llegando casi al 18% de cuota de pantalla, pero se desinfló hasta el 11,8% y el 12,2% en sus posteriores ediciones. La cadena ha cambiado de día el programa, pasándolo a los lunes, e incluso de franja horaria, retrasando su emisión hasta pasadas las once de la noche.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Televisión

Esta última entrega del documental ha subido algo, llegando al 12,4% de share y cautivando a más de 900 000 espectadores. La cifra es claramente insuficiente para liderar (MasterChef Celebrity se coronó con un 15,5% de share) pero demuestra estabilidad, así que difícilmente bajará.

Hay que tener en cuenta además que ahora llegan los capítulos más interesantes de la serie. Se detallará el reparto de la herencia de Rocío Jurado, las maniobras familiares y se destaparán por fin, los papeles de Jurado. Conoceremos qué decía el primer testamento de la artista, aquel que beneficiaba sobremanera a su hermana y dejaba a Rociíto a los pies de los caballos.

Fidel Albiac fue una pieza fundamental para que 'la más grande' recapacitara y cambiara su testamento durante los últimos meses de vida. 

Rocío Carrasco sonriente en la inauguración del Museo de Rocío Jurado con una rosa en la mano
La apertura del museo de Rocío Jurado, un hito en el que Fidel ha tenido mucha importancia | GTRES

Así las cosas Fidel Albiac sigue acumulando medios y colaboradores que le pintan como el personaje que mueve todos sus hilos.

Sin ir más lejos, La nueva españa relataba esta semana que Fidel está negociando una tercera temporada de la docuserie y que quería "colocar" a Rociíto en Sálvame, algo a lo que la cadena se habría negado en redondo. Él, como siempre, permanece en silencio. El tiempo acostumbra a acabar dándole la razón.