Primer plano de David Bisbal con rostro serio

David Bisbal, amargado por el inesperado divorcio que pone en jaque a su hija

Bisbal vive un momento profesional dorado

David Bisbal está triunfando sobre los escenarios tras más de 20 años de carrera musical. El cantante almeriense más internacional ha demostrado durante todo este tiempo que su pasión es la música y que lo suyo es el arte.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

David ya encandiló a los millones de espectadores de la primera edición de Operación Triunfo y desde entonces, no ha dejado de ganar seguidores. Así, en sus conciertos, es habitual ver a varias generaciones de fans coreando sus decenas de éxitos.

En lo personal, la vida de David ha sido algo así como una montaña rusa. Una de las primeras parejas que le conocíamos, tras el sonado romance y ruptura con Chenoa, fue con Elena Tablada.

David Bisbal y Rosanna Zanetti en su boda
David Bisbal, muy feliz, se casó en 2018 | Instagram @davidbisbal

Con ella, que era presidenta de uno de los clubs de fans de David, el cantante mantuvo una relación entre 2006 y 2011. No llegaron a casarse, pero tuvieron a Ella, que actualmente ya tiene 12 años. 

La separación entre ellos fue bastante traumática, con acusaciones cruzadas y un enfrentamiento que hasta hace poco no se ha visto apaciguado. Lo que no podía esperar David es que, de nuevo, la sombra de una separación planearía sobre su hija mayor.

David Bisbal y la separación a la que tiene que hacer frente

David Bisbal, a sus 43 años, está felizmente unido a Rosanna Zanetti, de 34. La venezolana y él sí se casaron en 2018 y tienen dos hijos más, Bianca y Matteo. A sus vidas, se une muy a menudo Ella, la hija mayor del cantante. 

Habitualmente vive con Elena, pero pasa las temporadas que marca el convenio regulador junto a su progenitor. David, su mujer y sus hermanos, son ahora un gran apoyo para Ella, que ha visto como sus su mamá y su actual marido, Javier Ungría, se han separado.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

Así lo avanza la revista Semana en exclusiva. La pareja lleva todo el verano separada y han hecho distintos planes para pasar las vacaciones, alejados. Según la publicación, la pareja está viviendo una severa crisis que les ha llevado a no cruzarse, ni tan siquiera "para estar juntos al lado de su hija".

Elena tiene otra niña, además de Ella. Se llama Camila, tiene dos añitos y es fruto de su amor con Javier. En julio, Tablada estuvo con ambas en Disneyworld, pasándolo en grande, y allí ya no estaba Javier Ungría.

Elena Tablada, con su marido y su hija pequeña que sostiene un globo en su mano
David Bisbal vio como su ex rehacía su vida junto a Javier Ungría | Europa Press

De hecho, lleva desde marzo sin publicar ninguna foto en sus redes sociales en las que aparezca su marido. También ha seguido publicando hermosas (y retocadas) estampas de su felicidad veraniega, junto a sus hijas, pero sin rastro de Javier. La última foto es del mes de marzo, una foto de Javier con la pequeña para felicitarle el cumpleaños.

"Que la vida nunca deje de pintarte una sonrisa. Lo tienes todo para que te la pinte bien grande, tan grande que nos la contagies cada día de nuestras vidas y sigamos conociendo rincones de este mundo abrazados", le dedicaba Elena a su marido entonces. 

David Bisbal, pilar fundamental para Ella en estos momentos 

Por su parte, Javier no se ha pronunciado al respecto y está centrado en sus negocios. De momento, no han confirmado la noticia. Fuentes cercanas al entorno directo de la pareja coinciden en afirmar que no pasan por su mejor momento.

La ex de David Bisbal y el empresario, que proviene de una influyente familia española, se conocieron en 2016 y se casaron en 2018 en Miami. Vivían juntos en Madrid, hasta que a principios de verano todo saltó por los aires y decidieron ir cada uno por su lado. De momento se trata de un tiempo de reflexión para ver si hay posibilidad de darse una segunda oportunidad, aunque todo apunta a que no.

David Bisbal, que vive una etapa de plenitud y felicidad personal y profesional tiene a Ella como una de sus prioridades. Sabe que en estos momentos, él puede ser de gran ayuda para que la Ella sobrelleve mejor la crisis familiar en casa de su mamá.