Carmen Lomana

Carmen Lomana deja de esconderse y desvela cómo se ha hecho millonaria

Lomana es una de las celebrities más interesantes y con más bagaje del panorama nacional

Carmen Lomana es una de las celebrities más admiradas de España.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

A sus 73 años, sigue demostrando día a día su capacidad para adaptarse a los nuevos tiempos, sin perder el glamour y la esencia. Carmen ha vivido las épocas en las que la palabra 'glamour' tenía un sentido ampuloso, misterioso, distinguido, elegante y solo al alcance de unos pocos.

Ahora las cosas son distintas y la fama y la distinción se cuentan por likes en Instagram. Lomana se niega a banalizar el estilo de esta forma y sin renunciar a nada - tiene más de medio millón de seguidores - sigue fiel a sus principios.

Paso a ser conocida de forma muy rápida. La primera vez que se la vio en televisión fue en un reportaje de TVE. Carmen contaba como era su vida en una tienda de lujo a la que ella acudía regularmente. 

Allí se mostró muy preocupada, por ejemplo, por sus amigos "que lo están pasando mal, que tienen mucho patrimonio, pero no lo pueden vender. Y que no tienen cash para ir al supermercado"

Carmen defendía la tesis de que "el pobre de siempre está acostumbrado, pero lo peor es la pobreza de las personas que han tenido un trabajo y que viven bien y que de repente les embargan".

A partir de aquí, su carrera fue meteórica y pasó por ¡Más que baile!, Sálvame, Deluxe o Supervivientes. Incluso ha hecho monólogos y ha presentado Las joyas de la corona, junto a Jordi González.

Fue entonces cuando el público conoció a esta mujer que pasó de rica coleccionista de moda a personaje televisivo. ¿Cómo era la vida de Carmen Lomana antes de la tele?

Carmen Lomana, la fortuna que ha heredado

Carmen Lomana ya era de buena familia desde que nació. Es la mayor de los cuatro hijos de un banquero vasco, de antepasados franceses. Nació en León en 1948 y es licenciada en Filosofía por la Universidad de Londres.

Se casó con Guillermo Capdevila, un importante industrial del País Vasco. Se habían conocido en Londres y se casaron a los seis meses, en Asturias. Ella trabajó en el Banco Santander y sufrió un aborto natural, que dejó a la pareja muy triste. 

Según ella misma contó, no pudo ser madre porque un médico "al que nunca perdonará" le amputó las trompas "por una tontería de un embarazo extrauterino". Cuando fue a reclamarle, el médico "me dijo que era una ignorante, que para qué quería tener hijos, que me quitó las trompas por si acaso la infección pasaba a la otra trompa".

Así las cosas, Carmen cambió su profesión por el coleccionismo de moda de alta costura. Tiene a día de hoy una colección envidiable de vestidos y complementos de selectas marcas y de un valor incalculable.

Siguió viviendo su historia de amor con Guillermo hasta que el 9 de enero de 1999, el chileno sufrió un accidente de tráfico y murió. Aquello dejó a su viuda sumida en un profundo dolor del que no se recuperó hasta mucho después. Su marido, le dejo en herencia toda su fortuna.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Televisión

Carmen vive a su manera  y sin complejos

Carmen vive ahora como quiere. Siempre presente en los eventos de la alta sociedad, sigue muy de cerca la moda y todo lo que gira a su alrededor. Cede gustosamente sus piezas de colección para exposiciones o para exhibir en televisión, si se lo piden.

"Nunca me he puesto a calcular cuánto vale mi ropa, barata no es". Tiene modelos exclusivos, únicos en el mundo y los viste con elegancia y buen porte. A su edad, Carmen se mantiene muy bien gracias a alimentación sana, ejercicio moderado y los retoques estéticos de rigor.

Actualmente vive en un enorme piso cerca del paseo de la Castellana, en Madrid. También tiene en Marbella uno de sus lugares favoritos, sobre todo para descansar y para vivir sus fiestas.

Últimamente sus preocupaciones públicas han sido que no la invitaron a un desfile de Dior o que Tamara Falcó le ha copiado un vestido. No obstante, su naturalidad y el hecho de ser rica sin complejos y sin esconderse hace que caiga muy bien a todo el mundo.