Primer plano de Carlos Sobera sorprendido

Carlos Sobera avisa a su nueva pareja de que la relación será analizada por todos

El presentador ha tenido que hacer frente a los nuevos cambios que se han producido en su programa

Antes de pasar una intensa temporada de trabajo, Carlos Sobera está aprovechando al máximo sus últimos días de vacaciones. Como el resto de sus compañeros, el presentador ha podido disfrutar del mes de agosto en absoluta tranquilidad antes de volver a la rutina.

Lo cierto es que el vasco estaba deseando hacer las maletas para poner rumbo a un lugar donde pueda relajarse bajo el sol y gozar de la costa. No es de extrañar porque este año ha sido bastante intenso para el exprofesor.

Eso sí, Carlos Sobera es consciente de que estos días han llegado a su fin y que toca volver a la carga. De hecho, está más que preparado para empezar a conducir el próximo concurso de Telecinco que promete ser todo un éxito: Pesadilla en El Paraíso.

No obstante, a pocos días de su estreno, el presentador de Supervivientes ha sido testigo de los cambios que se han hecho a última hora en este formato.

Carlos Sobera
El vasco no puede creer los cambios que se han producido en la cadena | GTRES

Carlos Sobera, de piedra por la drástica decisión que ha tomado Telecinco

No cabe duda de que Supervivientes 2022 ha salido como todos planeaban. Han traído a caras conocidas, se han protagonizado nuevos romances e, incluso, como era de esperar, ha surgido alguna que otra polémica.

Por esta misma razón, Telecinco sabe que, a pesar de malas audiencias que han conseguido durante el verano, estrenar un nuevo concurso es la solución. De ahí que la cadena haya decidido añadir en su parrilla un nuevo formato que promete repuntar los números.

Asimismo, Pesadilla en el Paraíso ha sido el candidato ideal para conseguir este claro objetivo. Desde luego, Carlos Sobera sabe qué es lo que funciona para que los telespectadores adoren el concurso.

Uno de los factores clave que no puede faltar para que el espacio sea todo un éxito es a la hora de hacer la selección de los participantes. En este caso, el vasco es consciente de que la lista cumple con los requisitos.

Los 16 concursantes de esta edición serán, por una parte, Pipi Estrada, Omar Sánchez, Gloria Camila, Mónica Hoyos y Víctor Janeiro. Por otra, Alyson Eckman, Juan Alfonso Milán, Marco Ferri, Daniela Requena, Steisy, Dani García Primo, Marina Ruiz, Nadia Jémez, Israel Arroyo, Xavier Font y Lucía Dominguín.

Aunque todo parece que marchará viento en popa, lo cierto es que el cambio de planes que han hecho a última hora los responsables del formato podría provocar todo lo contrario.

Y es que desde la dirección del programa, han decidido que el espacio presentado por Carlos Sobera sea grabado por un claro motivo. No quieren arriesgarse a que suceda otro 'caso Carlota' como pasó en GH 2017, donde una concursante denunció que había sufrido abusos sexuales.

Por esta razón, quieren tener esta situación bajo control y no quieren que el programa sea transmitido en directo. Además, lo único que no será previamente grabado serán las galas, ya que será en vivo.

Eso sí, lejos de acabar con los repentinos cambios, Carlos Sobera ha sido testigo de cómo cada uno de los participantes ha tenido que firmar una "cláusula de buen comportamiento". De manera que todos se han comprometido a no agredirse ni física ni verbalmente mutuamente.

Evidentemente, en el caso de no que alguien no cumpla con esta normativa, será expulsado de forma inmediata.

El 'caso Carlota' sigue en proceso

No cabe duda de que Telecinco no quiere arriesgarse a cometer los mismos errores del pasado. Y es que el caso de la exconcursante de GH, Carlota Pardo, generó una gran controversia.

Todo empezó cuando la que fue participante de este concurso denunció que había sido víctima de abuso sexual dentro de la casa de Guadalix. El acusado, que además de ser su compañero de reality era también por aquel entonces su pareja, se trata de José María López Pérez.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Telecinco

Aunque el caso todavía está en proceso de juicio, la Fiscalía pide una pena de aproximadamente dos años de cárcel, además de una indemnización de 6 mil euros a Pardo. Asimismo, esta cantidad también la habrían pedido a Zeppelin, la productora del formato.

Y, a pesar de que el caso se está llevando bajo la máxima discreción posible, se ha sabido, por fin, que se celebrará el próximo mes de octubre.