José Antonio Canales Rivera

Canales Rivera toma la decisión más dificil de su vida por culpa de su novia

Canales Rivera se ha hecho muy famoso tras aparecer en televisión

José Antonio Canales Rivera es de aquellos famosos que la popularidad le viene de sangre. Forma parte de una de las sagas familiares más admiradas de España.

Con el toreo presente en cada poro de su piel, José Antonio desciende, por un lado, de los Canales y por otro de los Rivera. Paquirri era su tío y él mismo se dedicó al toreo durante un tiempo.

A sus 48 años, el mundo del toro ya le queda bastante lejos. Desde hace años ha preferido ganarse el sueldo en televisión o con otros negocios. Así pues, le hemos visto en algunos realities y en varios programas de televisión.

Siempre se ha caracterizado por ser un hombre discreto, tímido y con unos principios vitales y familiares bastante sólidos. Casado y separado de Carmen Fernandez Deudero, tiene dos hijos ya adolescentes. 

Su fama de mujeriego le persigue. Sonados han sido sus romances con Marta López, Alba Carrillo o Bárbara Kimpel, la cuñada de Antonio Banderas. Él nunca ha confirmado abiertamente nada de su vida privada, manteniendo cierto halo de misterio y de galantería que se esfuerza por conservar.

Sin embargo, Sálvame se cruzó en su vida y todo saltó por los aires

Canales Rivera y la ruptura que no supo evitar

José Antonio Canales vio en Sálvame un buen pellizco económico al que no renunciar. Empezó como colaborador de forma bastante discreta, hasta que el foco le iluminó, llevándose por delante su estabilidad familiar, emocional y de pareja.

Todo empezó cuando Antonio David Flores, que también trabajaba en Sálvame contó una supuesta infidelidad de Canales Rivera a su novia de entonces, Isabel Márquez. Fueron tardes muy duras, en las que iban apareciendo chicas que aseguraban haber tenido relación con el torero. Él lo negó hasta la saciedad, pero aquello pasó factura en su noviazgo.

Imagen de Canales Rivera yéndose del paltó de 'Sálvame'
Canales Rivera, ha vivido tardes complicadas en televisión | Telecinco

Isabel, una mujer discreta, que se gana bien la vida y alérgica a la popularidad aguantó su papel de supuesta 'cornuda' con toda la dignidad que pudo. Finalmente y viendo que Canales no dejaba la televisión y que la crisis entre ellos era cada vez mayor, se alejaron temporalmente.

José Antonio escogió la tele, el sueldazo y la noche madrileña, pero pronto se arrepintió. Así pues, y puesto que Sálvame no tiene límites a la hora de ridiculizar a sus colaboradores (le hicieron aparecer vestido de Spiderman, en una cama en medio del plató, le sometieron a preguntas muy íntimas...) Canales acabó rompiéndose.

El punto de inflexión en la vida de Canales Rivera

José Antonio Canales aceptó después participar en Secret Story, donde entró con su examante Cynthia Martínez. Aquello ya fue la gota que colmó el vaso e Isabel le abandonó. Tras el reality, el hijo de Teresa Rivera se desmontó definitivamente y tuvo que acudir a terapia para hacer frente a la montaña rusa emocional que había sido su último año.

Esto coincidió con apariciones cada vez más esporádicas en Sálvame. Sabe que allí se la pueden volver a liar y si algo ha aprendido de la experiencia es que no todo vale por dinero.

Ahora Canales Rivera e Isabel se han dado una segunda oportunidad como pareja, tal como confirmaba una revista a principios de abril de este año. Su última aparición en Sálvame es también de finales de abril. Allí Canales desveló que le encantaría volver a ser padre. 

Previamente, ya había abandonado el plató de Sálvame en algunas ocasiones, cuando huele que le están preparando alguna encerrona para dejarlo en evidencia en directo. Ahora, José Antonio ya no está dispuesta a todo para facturar y prefiere dejar de acudir a Telecinco para mantener cierta estabilidad en su casa. Su novia es también reticente a volver a vivir lo que pasó el año pasado.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

Canales Rivera, pues, parece que se ha tomado en serio lo de recuperar a su novia y acercarse de nuevo a su familia. La tele, a toda máquina y sin frenos, no está en sus planes a corto plazo.