Andrea Janeiro llegando a su 18 cumpleaños en 2017 en Madrid

Andrea Janeiro llama a su padre Jesulín para pedirle el favor de su vida

Andreíta no quiere que la guerra vuelva a estallar

Andrea Janeiro  no da crédito a lo que acaba de escuchar. Por eso, no se lo ha pensado dos veces a la hora de descolgar el teléfono para pedirle a su padre un importante favor personal.

No hay ninguna duda de que este verano ha estado marcado por las novedades de este conocido clan. Y es que a los problemas de salud de 'la princesa del pueblo', hay que sumarle el nacimiento del nuevo hijo de Jesulín de Ubrique y María José Campanario. 

A principios de junio, el matrimonio tuvo que acudir al hospital Puerta de Sur de Jerez para dar la bienvenida a Hugo, el nuevo hermanito de  Andrea Janeiro.

Andrea Janeiro en una imagen de cuando era pequeña
Andrea Janeiro no quiere más problemas | GTRES

Durante las primeras semanas, el torero y la odontóloga decidieron desaparecer del mapa por completo. Pero, cuando todos pensaban que habían decidido alejarse del foco mediático,el ex de Belén Esteban y su mujer regresaron a nuestras vidas por todo lo alto. 

El pasado 10 de agosto, la revista ¡Hola! publicó en exclusiva la primera y esperada entrevista del diestro tras el nacimiento de su cuarto hijo. En ella, el matrimonio tuvo la oportunidad de hablar sobre su embarazo, su relación y los próximos proyectos laborales del padre de Andrea Janeiro. 

Ahora, la hija de la tertuliana de Sálvame está muy preocupada por el nuevo proyecto que su progenitor tiene entre manos. Por eso, no ha querido dejar pasar el tiempo para pedirle Jesulín un favor muy especial. 

Andrea Janeiro solo quiere paz

Andrea Janeiro  se ha quedado sin palabras al conocer el nuevo proyecto profesional de su padre. Y es que, después de años en silencio, todo apunta a que Jesulín de Ubrique  ha decidido no callarse más. 

Desde hace más de 20 años, el torero ha optado por mantenerse al margen de todas las polémicas relacionadas con Andrea Janeiro y su expareja, Belén Esteban. 

Montaje con fotos de padre e hija
Andrea Janeiro se entera de los planes de su padre | La Noticia Digital

Durante todo este tiempo, la colaboradora de Sálvame ha estado hablando en los platós de televisión sobre la relación que el de Ambiciones ha mantenido con Andrea Janeiro, pero parece que todo ha cambiado por completo. Y es que, desde hace varios meses, padre e hija mantienen una relación de lo más normal. 

Ahora, y a pesar de que  la tensión entre el diestro y 'la princesa del pueblo' se ha relajado, acaba de salir a la luz el nuevo proyecto audiovisual que Jesulín tiene entre manos. 

Como ya adelantó en su reportaje en la revista del saludo, una productora se ha puesto en contacto con él para proponerle una oferta muy difícil de rechazar. "Estoy pendiente de hacer una serie docu­mental para una plataforma".

"Es un recorrido por mi vida con imágenes y va a participar mucha gente, compañeros de estudios, profesionales, médicos, amigos... Me lo ha ofrecido una productora. No sabemos cuál va a ser la plataforma".

Jesús Janeiro
Jesulín de Ubrique habla de sus proyectos | GTRES

Y, aunque en un principio era tan solo una idea, parece que este proyecto va por buen camino. Tal y como ha podido saber el diario ABC, las negociaciones entre el padre de Andrea Janeiro y la productora están en un punto muy avanzado. 

Así que, si todo sale como está previsto, puede que esta serie documental se emita antes de la próxima primavera. Entre los temas que muy posiblemente forme esta docuserie, se encontrará su relación con la colaboradora de Sálvame y el nacimiento de su hija mayor.

Además, durante su entrevista para ¡Hola!, Jesulín aseguró que ha recibido otras propuestas laborales. "Me han llamado de editoriales para escribir mis memorias. Creo que no soy de libros, soy mejor de los que se sientan y hablan".

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Corazón

"Además, después de El desafío, me han ofrecido otros programas y los estoy valorando. Hay un proyecto de darle la vuelta al mundo", aseguró el diestro, dejando a Andrea Janeiro sin palabras.