Primer plano de Ana María Aldón

Ana Maria Aldón desvela el motivo por el que ya no puede entrar más en su casa

Ana María Aldón vivió uno de los peores momentos de su vida

Ana María Aldón sigue acaparando el protagonismo  por sus supuestas desavenencias matrimoniales. Al margen de lo que ella pueda estar ganando, económicamente hablando, con esta interminable polémica, lo cierto es que su vida se ha puesto patas arriba en cuestión de meses.

Aldón abría la caja de pandora de su vida con sus insinuaciones en Viva la vida. Se quejaba de que su marido no le daba su sitio doméstico y de que ella necesitaba socializar, salir y hacer cosas. 

Los colaboradores del programa lo atribuían a la diferencia de edad y al empoderamiento que Ana María había adquirido desde que salió de Supervivientes. Empezar a trabajar en televisión, acabar su máster y conocer a gente nueva le abría la mente. En su domicilio, Ortega Cano, a sus 68 años, vivía a otro ritmo, centrado en sus actividades sobre toreo y en la vida tranquila.

Ortega Cano y Ana María Aldón con su bebé en brazos
Ana María Aldón y Ortega Cano en sus tiempos felices | GTRES

Pronto fueron apareciendo nuevas capas de conflicto hasta demostrarse que lo que había era una guerra sin cuartel que ha estallado. El matrimonio de Ana María Aldón y Ortega Cano parece roto o como mínimo, pende de un hilo.

No obstante, lo que se acaba de saber ahora demuestra la verdadera causa de que esta relación, probablemente, no vuelva a ser nunca la de antes. Y es que Ana María Aldón no va a poner los pies en su casa porque no puede

Ana María Aldón escucha las palabras más duras de Ortega Cano

Ana María Aldón ha hecho correr ríos de tinta y minutos de televisión por la tremenda bronca que se produjo en su chalé. Fue de noche, cuando ella llegaba de trabajar en Telecinco. Se encuentra las puertas abiertas, con las luces encendidas y con gente dentro.

Ana María Aldón y Gloria Camila
Ana María Aldón, invitada a marcharse delante de Gloria Camila | Telecinco - Instagram

Ana María entra en pánico pensando que había ladrones. Su marido supuestamente estaba en Costa Ballena y el chalé, con la alarma conectada y vacía. Entra asustada y se encuentra que dentro están Gloria Camila Ortega con una amiga y el mismísimo Ortega Cano.

El susto inicial da paso a una discusión y a un ataque de ansiedad. Ana María sale de la casa, llama a alguien, se va al supermercado, regresa y sale para irse a dormir a un hotel. Ortega tampoco quiere quedarse tras lo que pasó allí dentro y se va a dormir al piso de su hija.

Y es que la discusión fue tremenda. Ortega Cano le recriminó a su mujer que él no tenía que avisar a nadie para entrar en su casa. Se dijeron "cosas muy feas y que no vamos a reproducir", comentaron colaboradores de Telecinco. 

Finalmente Ortega Cano, de malas maneras y siempre en presencia de Gloria Camila, invitó a Ana María a abandonar el domicilio conyugal, a marcharse. La echó, vamos.

Desde aquel fatídico 24 de julio, Ana María no ha regresado al domicilio familiar, "ni para coger sus cosas". Ha estado en Costa Ballena, ha vivido en hoteles o en los inmuebles de algunos familiares. Consciente de que todo puede estallar de nuevo en cualquier momento, ha concedido algunas entrevista y ha seguido pensando en vías alternativas para financiar su vida, en caso de divorcio.

También está siguiendo un tratamiento psicológico, del mismo modo que lo está siguiendo Gloria Camila. Ortega Cano no va al psicólogo, que se sepa, pero sus salidas de tono con los reporteros demuestran que los nervios están a flor de piel.

Ana María Aldón estudia los siguientes pasos a dar

Ana María no quiere volver a poner los pies en el que ha sido su hogar, por lo menos hasta que Ortega Cano le pida perdón y la "invite" a volver. Sin embargo, algo podría obligarla a cambiar de opinión.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Telecinco

Es el hogar familiar y el domicilio oficial de José María, el hijo de la pareja. En breve empieza el curso escolar y el pequeño debe volver a su domicilio. 

Ana María Aldón, por su hijo, volverá al domicilio, pues no piensa vivir separada de su hijo. No obstante, parece cuestión de días o de semanas que se anuncie separación definitiva o por lo menos pausa indefinida. 

En una ruptura como esta, no hay un solo culpable. Precisamente, parte del problema puede radicar en que en la pareja ha habido más de dos personas. A saber, Gloria Camila, que no ha ayudado precisamente a la paz familiar o los hermanos de Ortega Cano, radicalmente enfrentados a Ana María.

Continuará.