Primer plano de Adela González con rostro serio

Adela González descubre quién ha muerto y aprovecha para hablar de su hija fallecida

Adela González ha recibido una noticia que le ha robado la sonrisa

Adela González ha conseguido algo que parecía prácticamente imposible: integrarse en el grupo de colaboradores de Sálvame. Su carrera está plagada de éxitos, pero nunca había trabajado en un programa tan arriesgado y se está defendiendo fenomenal. Ha marcado una línea roja: nunca habla de su vida familiar para proteger a personas que no quieren formar parte de los medios.

Adela González ha hecho una excepción cuando se ha enterado de que ha muerto un hombre muy especial para ella: su vecino Julio. La periodista ha explicado que este señor ha fallecido en la más estricta intimidad porque estaba solo en el mundo. Le ha rendido un bonito homenaje en sus redes sociales porque en vida era tremendamente cariñoso con su hija, quien también falleció.

Adela González
Adela González se ha convertido en el rostro del momento | Telecinco

Adela ha atravesado circunstancias complicadas, pero su carácter sigue siendo amable y generoso, por eso se ha ganado la confianza de todos. En poco tiempo se ha convertido en una pieza fundamental de Sálvame y los espectadores exigen que presente más programas. Su forma de comunicar, siempre con una gran sonrisa, ha calado hondo y el público le adora.

Adela tiene mucho talento en la literatura, por eso las palabras que le ha dedicado a su amigo se han convertido en lo más comentado de la red. Sobre todo porque es la primera vez que aprovecha a hablar de su pequeña, una joven que falleció hace unos años. Ha confesado que Julio disfrutaba de una conexión especial con ella y que siempre se interesó por su estado.

“Hoy ha fallecido un vecino mío de Bilbao, se llamaba Julio, de 65 años. No han puesto sala de visitas en el tanatorio porque no tenía familia, se me ha roto el corazón. Era una persona muy especial y muy cariñosa con todos los vecinos, sobre todo con mis hijos”, explica la periodista.

Adela González está desconsolada

Adela ha demostrado ser una comunicadora de primera categoría y su compromiso con el público nunca le ha permitido rendirse. En alguna ocasión tiene que tratar noticias complicadas que podrían traerle recuerdos, pues no es la única famosa que ha perdido a alguien especial. Por ejemplo, una vez tuvo que informar sobre lo que estaba haciendo Ana Obregón después de la muerte de Aless Lequio.

Adela González
Adela González ha optado por no exponer su vida privada | Redes Sociales

González, haciendo gala de la profesionalidad que le caracteriza, habló de Ana Obregón en un tono objetivo y dio paso al vídeo sin emocionarse. Las redes sociales recogieron este tremendo esfuerzo y se llenaron de comentarios aplaudiendo su sentido de la responsabilidad. La presentadora ha sabido ganarse el respeto de sus compañeros de Sálvame y es la única que no tiene problemas con nadie.

La vasca sabe que disfruta de una situación privilegiada, así que ha aprovechado para reflexionar sobre la muerte de su vecino Julio. Tal y como ha confesado, tiene el corazón roto, pero puede contar con la ayuda de los miles de seguidores que le admiran. “Julio siempre con un comentario cariñoso: te he visto en la tele o qué tal la niña”, recuerda la comunicadora.

Adela González toma una decisión importante

Adela ha pensado que lo más justo es dedicarle unas palabras a su amigo fallecido, pues no tenía familia y nadie se acordará de él. Según ha contado, siempre entregaba dulces en las fiestas señaladas y era muy detallista con todos los que se interesaban por él. “Sé que ahora mismo estás repartiendo caramelos y sonrisas, aquí te envío la mía”.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Telecinco

González llegó al programa de Jorge Javier Vázquez siendo un elemento secundario, pero actualmente es uno de los pesos pesados del formato. Ya no presenta una sección, ha tomado las riendas de Sálvame y se ha ganado el respeto de todos los colaboradores. Ha logrado lo que sus antecesoras, Paz Padilla y Carlota Corredera, intentaron sin éxito hasta el final.